martes, octubre 07, 2008

Masoquismo.

Escuchar los programas matutinos de noticias en la radio y en la televisión en estos días es un acto de masoquismo. No dudamos que el país y el mundo están en crisis, pero los genios que llevan como entrevistados a los programas de opinión nos pintan una realidad invivible: unos dicen que después de 23 de noviembre. Otos dicen que no tendremos ni para el mercado, los mas optimistas dicen las elecciones se suspenderán, los oficialistas hablan de que se ha descubierto un nuevo intento de magnicidio, los internacionalistas dicen que la crisis económica mundial será peor que la gran depresión del 29, desde Miami los niños cantores cuentan como se maneja la corrupción en este hermoso país, no faltan los ambientalistas que pronostican el Apocalipsis producido por el calentamiento global.

Después de ese panorama llega uno al trabajo con una carga depresiva que interfiere con las labores diarias, mientras las Martas Colominas, los Miguel Ángel Rodríguez y sus demás colegas de la mañana siguen tocando alarmas en los medios durante todo el día. Lo que parecen no saber ellos es que la depresión impide la rabia, y la rabia genera el cambio, así que pintándonos esos escenarios negros y apocalípticos lejos de motivar a una buena parte de la población trabajar por un mundo mejor los están empujando hacia una situación peor.

Así que basta de masoquismo, olvidemos de lo que dicen en los programas matutinos de opinión, sintámonos parte de la solución y dediquémonos al trabajo productivo y a la lucha por nuestros derechos. La vida es bella, el mundo sigue siendo un buen lugar para vivir, nuestro país es un país privilegiado, que todos los día nos presenta nuevas oportunidades, solo tenemos ponernos meta y trabajar con ahínco para alcanzarlas.