jueves, marzo 16, 2017

Socialismo y utopía

En este momento de la historia de Venezuela el concepto de socialismo aparece totalmente distorsionado y desprestigiado. Aquel sueño hermoso de una sociedad mejor se ha convertido en una pesadilla y se ha reducido en una etiqueta representada por un asistencislimo en el cual la mayor aspiración es recibir una bolsa de comida 
Qué triste es ver cómo nos están matando los sueños, cómo han hecho que muchas personas, jóvenes incluidos, comiencen a pensar que una sociedad más justa no es posible, que los sueños de los poetas mueren en la poesía y que la utopía ya no es más una posibilidad para la humanidad. 
El mundo de los ríos de leche y miel ha pasado a ser algo que simplemente nos causa risa. El trabajar para los demás está dejando de tener sentido y el egoísmo sigue reinando.
Es seguro que no podremos ver una sociedad mejor, en la que la armonía social se convierta en bienestar para todos, pero hago mis votos por qué sigamos evolucionando como seres humanos hacia un mundo mejor. 

domingo, enero 01, 2017

Nuevo año

Un nuevo año nos hace despertar en un ciclo de nuevas aventuras cotidianas y por eso quiero iniciarlo escribiendo unas palabras para mis amigos, los más cercanos, los que siempre están, los no tan cercanos y aquellos con quienes la comunicación es escasa, pero que están allí, en algún rincón olvidado del corazón.
A todos les deseo lo mejor, incluso a aquellos que de una u otra manera han roto su conexión espiritual con mi ser. 
2.016 fue para mi un año lleno de enseñanzas, aprendí que somos eternos adolescentes, nunca terminamos de descifrar el mundo ni de conocer a la humanidad. Este año las puertas del éxito se me abrieron varias veces en el campo profesional y también en los negocios; pero aprendí que nada de eso hubiese sido posible sin el apoyo se otros seres humanos.  Pero también pude ver otro mundo en un sistema corrupto en el que manda el billete, me tocó escuchar de boca de un magistrado que en este país no hay justicia y que hay que apagar para que te reconozcan tus derechos, también lidie con el poder y vi como a los débiles jurídicos las más altas autoridades les quieren despojar de sus bienes a través del chantaje y el abuso de poder.

Y viviendo en esta Venezuela panfletaria  en la que el poder lo ejerce un grupo en nombre de una  revolución que muere en el slogan de actuar en nombre del pueblo descubrí que no queda nada de las buenas intenciones a la hora de convertir la cartilla en un negocio. Los deseos de justicia mueren en los negociados y los hombres santos no existen. Todos tenemos un precio. 
Pero lo que quería decir es que amo a la vida, a este país, al que me vio nacer, a mis amigos y a mi familia y obviamente a mi mismo aunque se que somos imperfectos, pero perfectibles y solo con una voluntad de cambio que salga de muy adentro podremos hacer un mundo mejor. Creo que la vía es seguir las.enseñanzas  del  Maestro y amarnos los unos a los otros.