domingo, noviembre 09, 2014

Hacía nuevas formas de justicia

La evolución de las sociedades debía estar llevándonos a nuevas formas de concebir la justicia. En Venezuela en los últimos años se pasó en el procedimiento penal de un sistema inquisitivo a un sistema acusatorio, estableciendo la oralidad, la participación ciudadana y la presunción de inocencia en los  los procesos judiciales;  sin embargo los resultados no han sido los esperados y es común escuchar a funcionarios policiales e incluso a miembros del sistema judicial decir que el país no estaba preparado para estos  cambios que no han llegado ni por azar ni por moda, sino porque el Estado Venezolano ha sido firmante de una serie de tratados internacionales relativos a los derechos humanos que forzosamente hacen que la administración de justicia se adecue a una serie de principios que puedan garantizar el estado de derecho y debido proceso.

Pero los índices de delincuencia lejos de disminuir han crecido y se escuchan opiniones que hablan de un régimen de impunidad en el cual sólo un pequeño porcentaje de los delitos son procesados y obviamente el Estado no ofrece suficientes garantías a las víctimas de que el daño ocasionado pueda ser resarcido y buena parte de los delitos quedan impunes. En los casos civiles, tampoco se ha avanzado suficientemente a pesar de haberse hecho reformas a la Ley procesal pasando de un rígido sistema escrito a uno más flexible en el cual se toman en cuenta los principios de la oralidad, la inmediación, la sana critica  y la economía procesal para dar mayor agilidad a la justicia, pero lo tribunales colapsan por la cantidad de causas que son sometidas a juicio. 

En resumidas cuentas la justicia es inoperante o en el mejor de los casos excesivamente lenta. La participación de la comunidad en la administración de justicia tampoco ha podido abrirse paso; el Código Orgánico Procesal Penal debió reformarse para eliminar los escabinos porque los ciudadanos se negaban a participar en los juicios por temor a represalias de los enjuiciados y de las víctimas, la justicia de paz prevista dentro del esquema de un nuevo Estado con base en la participación de la comunidad sigue siendo una quimera igual que las oficinas de mediación y de arbitraje como instancias independientes capaces de resolver los problemas vecinales y controversias mercantiles.

Pero mientras esto ocurre en nuestro país,  en otros países la justicia está tomando una nueva ruta y se están comenzando a instaurar formas alternativas de administrarla en las que no sólo se busca cambiar los procesos sino que se revisa el concepto mismo de la justicia y se va al fondo de los problemas que llevan al delito mirando aspectos como la reparación del daño causado a las víctimas en lo que ha venido llamándose justicia restaurativa, una forma de enfrentar al delito en la que participan todas las partes involucradas, es decir los victimarios, las víctimas, la comunidad y el Estado buscando las causas del delito y la forma de reparar el daño causado antes que imponer penas echando mano de los tabuladores  contenidos en las leyes y los códigos que se basan en una concepción abstracta del delito para tipificarlo y establecer determinadas penas.

El el campo civil los medios alternativos de resolución de conflictos también han tomado auge en otros países, mientras en el nuestro apenas se ven tímidas incursiones en algunos campos muy marginales, tales como en la educación, en el campo laboral  o en materia de familia o violencia de género, pero en la mayoría de los casos no se llegan a producir sentencias dotadas de coercibilidad, es decir que sean ejecutables sino sino simples exhortos o recomendaciones. En todo caso estas nuevas  formas de administrar justicia no están pensados aún como un sustituto de la justicia tradicional sino como una alternativa a esta en casos muy específicos. 

Países como Nueva Zelanda, Australia y Canadá han hecho grandes avances en este sentido, mientras en Estados Unidos, Inglaterra, España  y otros países de la Unión Europea también hay experiencias interesantes, el Colombia en comunidades indígenas se ha avanzado también en este sentido y en Venezuela es conocido el  Proyecto Alcatraz una  iniciativa de la empresa privada que diseñó todo un programa de justicia restaurativa que hoy día sirve de modelo en el mundo entero.

Pero en definitiva el mundo avanza hacia una nueva forma de justicia, más civilizada, menos autoritaria,  más racional  y más acorde con los derechos humanos, es por ello que se requiere formar ciudadanos conscientes de sus deberes y sus derechos, capaces de resolver los problemas en forma pacífica, tomando en cuenta el equilibro que debe existir en la interacción social. Estas nuevas formas de justicia se desarrollan en el entendido de que la justicia no tiene por finalidad el castigo, sino el resarcimiento de los daños causados a las víctimas y la rehabilitación y reinserción de los victimarios a la sociedad. Dentó de este esquema  debe pensarse también la  justicia transiciónal, propia de las sociedades en las que el cambio forma parte de su entorno y en las que los viejos modelos políticos son sustituidos por otros haciendo  necesario juzgar de alguna manera a quienes en uso del poder ocasionaron daños a otras personas o a la sociedad en su conjunto.     

sábado, noviembre 08, 2014

Para entender los sucesos de Guerrero

Se hace difícil entender lo sucedido en Guerreo México a quienes vivimos en esta parte del planeta. Lo más cercano a los hechos que la prensa está reseñando, es decir la desaparición de 43 estudiantes y la muerte ya conformada de algunos de ellos fueron las guerras que vivieron en Colombia los carteles de la droga hace ya casi veinticinco años. En esa época la cabeza de los policías tenía precio y la competencia en el territorio de los carteles era combatida con la muerte, pero nunca se supo de masacres a estudiantes como la que ocurrió en México.

La combinación dinero poder es explosiva, el tráfico de heroína posiblemente es una de las actividades más rentables en el mundo. El tráfico internacional de drogas potencia la corrupción de las autoridades cuando se hace costumbre meter en la nómina de los carteles a políticos, jefes de policía, funcionarios municipales, jueces y fiscales. En ese tipo de sociedades la impunidad pasa a ser la norma y la violencia se hace costumbre.

La droga ha existido siempre y también las mafias, pero la intensidad del flagelo creció exponencialmente a finales del siglo XX, después de que  se hizo moda el consumo de estupefacientes. Son millones las vidas perdidas por este terrible flagelo, la mayoría de ellas mi siquiera son acabadas en las vendettas entre carteles o en violentas acciones como la de Guerrero, sino por los efectos del consumo. 

Esta vez desaparecieron cuarenta y tres estudiantes aparentemente inocentes, el motivo supuesto  protestar contra la corrupción, pero todos los días se pierden cientos de jóvenes que encuentran en el consumo un camino de salida de la realidad hacia un mundo ficticio que termina por consumirles; otros se pierden tratando de hacer dinero al engrosar las filas de los traficantes y lavadores de dinero. Cabe preguntarse de quien es la culpa, de  los carteles, de las autoridades corruptas, de  los jóvenes o de un sistema corrupto sin normas ni valores que conjuga todos esos factores en una sola palabra: muerte.    

Habría que preguntarse cuales son las implicaciones en materia de derechos humanos en este fenómeno. En México las desapariciones son más comunes de lo que se piensa, el Estado en alguno de sus niveles por lo general aparece involucrado en este tipo de hechos, bien sea por acción o por omisión; en el caso que tratamos se hace evidente como paráctica regular el ajusticiamiento de personas por parte de los carteles con la colaboración de la policía y finalmente se ve claramente la falta de garantías para ejercer derechos tan básicos como la protesta y la libertad de expresión, esto sin tomar en cuenta la falta de justicia y el irrespeto a la vida. 

viernes, noviembre 07, 2014

Narcotráfico y muerte en México.

El grupo paramilitar Guerreros Unidos se adjudicó la responsabilidad de la muerte de los 43 estudiantes desaparecidos en México. El grupo es un cartel que entre sus actividades tiene la producción y distribución de heroína, cabe destacarse ahora que tienen que ver los estudiantes con este grupo criminal. Aparentemente el alcalde de la población de Iguala, presunto autor intelectual de los hechos tenía  vínculos con el cartel y ordenó desaparecer a los jóvenes, quienes habían iniciado una jornada de protestas en contra de las políticas educativas de la alcaldía.

Los estudiantes fueron detenidos por la policía municipal en un procedimiento en el cual murieron seis jóvenes. Desde el mes de octubre se han venido haciendo Investigaciones, el alcalde de Iguala dio la orden de detener a los jóvenes y posteriormente se dio a la fuga y se encuentra desaparecido junto a su esposa. La violencia del narcotráfico no tiene límites por lo que podemos ver.    

¿Por qué el totalitarismo se impone en los regímenes progresistas?

En 2.006 el politólogo alemán radicado en México escribía sobre la superioridad de los Estados capitalistas sobre los regímenes socialistas para detectar la respuesta de la opinión pública a las políticas de Estado e identificó ocho factores In abstracto, a los que llamó sensores de opinión  son estos: 1. elecciones periódicas generales y referendos/plebiscitos; 2. encuestas de opinión representativas; 3. informes de los organismos de inteligencia; 4. participación de la sociedad civil en los partidos políticos (número de miembros activos y pasivos); 5. foros públicos institucionales, como el parlamento, el Internet y los medios de comunicación privados y públicos; 6. huelgas y paros; 7. manifestaciones pacíficas y violentas y, 8. actos bélicos.

En los Estados socialistas del Siglo XX estos sensores no estaban presentes o eran controlados por el Estado, según Dieterich esta carencia fue uno de los motivos principales del colapso del modelo. Si miramos atentamente podremos ver que estos sensores no sólo cumplen una función informativa para detectar la popularidad de las políticas, sino que forman parte del concepto de democracia, pues con excepción de los actos bélicos son formas de expresión popular que permiten direccionar al Estado hacia el rumbo que indican las mayorías. 

Pero más allá de los sensores también hay que analizar la capacidad de respuesta del Estado ante los indicadores que se determinan a través de ellos, el autor señala la capacidad de análisis o de procesamiento de la información que tiene el Estado y la velocidad con la que el Estado puede reorganizarse para garantizar su subsistencia. Básicamente en estos procesos se encuentra la esencia de la democracia, pues todo cambio logrado a través de estos medios refuerza de cierta manera la institucionalidad y sirven de base para dar legitimidad a las normas que se generan a través de los cambios.

Lamentablemente los Estados que pretenden ser más avanzados socialmente sucumben ante la tentación totalitaria ante el temor de que la progresividad de las conquistas sociales pueda ser interrumpida o ante el mesianismo y las ambiciones de poder de los personeros del Estado. De hecho la subsistencia de estos regímenes en buena medida depende de la existencia de líderes carismáticos y políticas de comunicaciones basadas en la censura y la desinformación. 

miércoles, noviembre 05, 2014

Vida extraterrestre y derechos humanos

La posibilidad de que existan seres inteligentes fuera de nuestro planeta no ha sido descartada, aunque tampoco ha sido probada, esto hace que nos hagamos una serie de interrogantes que podrían ser vistos como inútiles; sin embargo que tales planteamientos son válidos mientras no estemos seguros de la inexistencia de vida alíenigena inteligente. 

La preocupación más común es cual sería la actitud de los extraterrestres hacia la especie humana, determinando si sus misiones son pacíficas o si hay otro tipo de intención para con nosotros, lo cual podría desencadenar una guerra, la otra preocupación es de tipo sanitario, las especies alienigenas  podrían ser portadoras de enfermedades totalmente desconocidas para nosotros,pidiendo convertirse en verdaderas epidemias. El astrofísico británico Stephen Hawkingha dicho que es perfectamente racional creer que exista vida inteligente en otros lugares del universo distintos a la tierra, pero ha advertido que se debe evitar el contacto con esos seres dada la experiencia de las conquistas de distintos pueblos ocurridos en la historia de la tierra,

En realidad todas estas cuestiones terminan en un asunto de raigambre política que nos lleva hasta el punto de plantearnos una serie de cuestiones de tipo legal que pasa por considerar cuales son los derechos y deberes que tendrían los  seres extraterrestres dentro de nuestro  planeta. La principal interrogante es si por estar dotados de una inteligencia similar o superior o la nuestra los alienigenas deberían ser considerados humanos y de ser así si ellos podrían gozar de la titularidad de todos los derechos humanos. Lo más probable es  que estos seres si tienen la capacidad de llegar a nuestro planeta pudiesen ser más inteligentes que nosotros, además de tener recursos tecnológicos y conocimientos científicos  más avanzados que los nuestros.

En las conquistas y descubrimientos de territorios en la historia de la humanidad la regla general ha sido que quienes gozan de superioridad en materia de tecnología bélica sometieron  a quienes tienen capacidad inferior de defenderse e impusieron  sus leyes a los pueblos conquistados aduciendo que en estos no se respetaban  los principios religiosos en los que se basaban sus legislaciones, en la conquista de América una de las metas fue por ejemplo convertir a los aborígenes al cristianismo y basados en eso sometieron a quienes se resistieron, les condenaron a muerte o los sometieron a la esclavitud.

El uso de la energía nuclear, las misiones espaciales que han salido de la tierra y el mal uso de los recursos naturales de nuestro planeta podría estar ocasionando en alguna medida algún tipo de desequilibro en el universo y de existir vida inteligente en otros puntos del universo podrían estar afectando efectivamente o al menos potencialmente al hábitat de los distintas especies y generando así un conflicto de intereses que a la hora de resolverse por vía pacífica requeriría de una normativa legal sobre la cual resolver las controversias.

El tema no es nuevo, ya en 1.956 el jurista norteamericano Andrew G. Halley  se planteaba la hipótesis de la existencia de de inteligencias distintas a la humana y propuso una serie de preceptos legales fundamentales de aplicación universal aplicables teóricamente a distintas especies inteligentes que podrían cohabitar con los seres humanos en el universo. En una primera publicación hecha sobre el tema Halley propone el término "metaley" para designar el cuerpo de normas que deben regir entre especies de distintos orígenes universales y las basa en un sistema de equidad.

Además de Halley otro autor, el austriaco Ernest Fasan escribió al respecto en 1970 en un libro titulado "The scientífic basis of metalaw" en el cual desarrolla tres principios básicos que deben regir en las relaciones con los  seres de otros mundos, son estos: la prohibición de dañar a otra raza o especie; el derecho de ejercer la auto defensa; y finalmente el derecho a un hábitat o espacio adecuado para la vida. El Argentino Aldo Cocca hizo  un interesante aporte en los años sesenta con el principio de la no agresión que fue tomado como base en el Protocolo  Internacional de Comunicaciones con Inteligencias Extraterrestres en el que se establece que "La conducta a observar por los responsables de contestar ha de ajustarse a los principios de respuesta universal, amistosa bienvenida, entendimiento y no agresión, cooperación, respeto y preservación de la vida y de la propiedad”.

Pensamos que en todo caso todo se reduce al respeto de los derechos humanos y en base a ellos debería desarrollarse cualquier tipo de normativa que rija las relaciones entre diversas especies inteligentes de cualquier procedencia asimilando al concepto de humanos al de todos los seres dotados de inteligencia; la metaley que hemos comentado se basa en el concepto kantiano del derecho natural y de igual manera algunos teóricos han considerado que es allí donde está el origen de los derechos humanos y a pesar de que algunos autores han hecho críticas razonables a esta teoría, puede considerarse apropiada a la hora de buscar una relación justa entre especies inteligentes.
 
http://bobkrone.com/sites/default/files/METALAW%20From%20Speculation%20to%20Humankind%20Legal%20Posturing%20with%20Extraterrestrial%20Life%20-%20George%20S.%20Robinson.pdf

http://news.bbc.co.uk/2/hi/8642558.stm

 

lunes, octubre 27, 2014

El costo de la paz para las FARC

Uno de los problemas del proceso de paz colombianos es la poca credibilidad que tienen los grupos guerrilleros en la opinión pública, pero hay un factor que es poco tomado en cuenta a la hora de hacer el análisis correspondientes, se trata del costo de la guerra para los alzados en armas y para quienes los financian. 

A primera vista pareciera que la guerra no trae ningún beneficio económico a las partes, pero en realidad esta se ha convertido en un modo de vida para los alzados en armas e incluso para sectores del lado institucional que están involucrados en la dotación de armas, municiones y otros insumos para combatir a la guerrilla, además aparecen los grupos paramilitares financiados por empresarios y ciudadanos comunes. 

Además de esto la guerra genera un flujo de gastos para las guerrillas de las FARC y del ELN que para 2.002 estaba estimado en 342 millones de dólares según una investigación hecha por la BBC de Londres, esto sin incluir el financiamiento de otros países que no pueden ser contabilizadas por mantenerse en secreto  y de organizaciones internacionales que abiertamente apoyan al movimiento armado. El mismo estudio  señala que el 41.9% de los ingresos de los guerrilleros provenían del narcotráfico; el 31,8% de la extorsión, es decir de las vacunas; el 21,8% del secuestro y el 4,3% de otros ingresos.

Conociendo las cifras se hace difícil pensar en una desmovilización inmediata, pero hay otros factores a analizar, la situación militar de la guerrilla es quizá una de las más importantes, ciertamente la guerrilla no está totalmente derrotada, pero es muy difícil pensar en un triunfo militar que les lleve a posiciones de poder. Este factor seguramente es punto de análisis por parte de quienes financian a la guerrilla y al serlo pasa a ser decisivo. Por otra parte es previsible que algunos de los guerrilleros activos simplemente no acepten la paz y continúen en las actividades ilícitas, es decir en el narcotráfico, la extorsión y el secuestro.

Pero en líneas generales el factor económico pesa a la hora de que las guerrillas hagan sus concesiones, entre otras cosas porque la situación política del continente hace inviable una guerra de guerrillas cuando los factores progresistas están tomando posiciones de poder por vía democrática y el financiamiento por parte de los países que tradicionalmente lo ha hecho no tiene ningún tipo de justificación.

La paz como concepto absoluto no aparece entonces en el futuro próximo de Colombia, pero si aparece un reacomodo de los factores que han intervenido en la guerra que redundará en una sinceración de las posiciones; es decir algunos miembros de las guerrillas pasaran a formar parte de grupos políticos que participarán en las contiendas electorales por venir, otros en cambio continuarán en actividades criminales, pero  sin poder ampararse en las banderas de la defensa del colectivo. 

viernes, octubre 24, 2014

Atrapados sin salida

La actual realidad de Venezuela nos lleva a la triste conclusión de que somos un país dividido. Existen dos polos principales: los afectos al gobierno y los opositores. Ninguno de los dos grupos acepta al otro y quien se atreva a tener criterio propio a la hora de juzgar al otro reconociéndole algún mérito es considerado parte del grupo contrario aunque no lo sea. 

La situación planteada podría considerarse natural e incluso positiva en el sentido de que al estar definidas las posiciones se pueden establecer grupos de trabajo dirigidos hacia ciertos objetivos muy definidos; pero la confrontación entre los grupos cierra espacios a la critica objetiva de la realidad y quienes detentan el poder tienen en sus manos una serie de ventajas que pueden llevarles a fortalecer sus posiciones, sin que necesariamente sean las más positivas o las más apropiadas para hacer frente a las necesidades colectivas.

Al estudiarse la sicología de las masas se llega a la conclusión que estas son conducidas por un líder y que sus directivas son seguidas ciegamente por sus adeptos, llegando a extremos tales como los suicidios colectivos en las sectas religiosas como vimos en los sucesos de Guyana y en California el siglo pasado; obviamente hablamos de situaciones de fanatismo extremo, pero en otros niveles la influencia de los líderes llevan incluso a una especie de castración mental en la que las ideas propias no tienen cabida y son sustituidas por un pensamiento único.

Si verdaderamente queremos construir un país democrático debemos tomar en cuenta que silenciar las opiniones que pudiesen cuestionar  al grupo al que se pertenece, en el caso de Venezuela a la oposición o al gobierno, pudiese generar un efecto totalmente contrario al que se busca como colectivo, pues al cerrar las puertas a criterios diferentes al de la dirección del grupo se está asumiendo una actitud autoritaria y poco democrática. 

Venezuela hoy día sufre de un radicalismo extremo, alimentado por los dirigentes del gobierno en un extremo y en el otro, a pesar de la falta de un liderazgo claro alimentado por el mismo discurso oficial a la inversa, es decir alimentado por una especie de antigobiernismo que hace que sea el grupo oficial el que impone la agenda a la oposición. Así el dominio del gobierno sobre el pensamiento de sus seguidores y de sus opositores es total. El país necesita deslindarse de los radicalismos extremos y dar cabida a la libre discusión de las ideas para poder evolucionar hacia una mejor sociedad, de lo contrario el país se quedará atrapado en un punto crítico.    

jueves, octubre 23, 2014

Venezuela, la ruta al cambio

El experimento socialista de Venezuela según algunos críticos ya fracasó, se dice que los objetivos fueron desviados y hasta se llega a decir que nunca hubo un proyecto socialista y que lo que se trató de hacer fue simplemente crear una manera de adueñarse del poder y mantenerlo a través de una estrategia publicitaria basada en la demagogia y el populismo. Pepe Mujica en vida de Hugo Chávez dijo en una oportunidad que cuando se fuera Chávez "no habrá construido ningún socialismo", pero la sociedad habrá mejorado. Chávez murió, no se construyó ningún socialismo y muchos se cuestionan si los venezolanos viven mejor.  

Según los índices de pobreza e igualdad el país está mejor que en 1.998, hay sin embargo algunos factores que preocupan, entre ellos la inseguridad, la falta de paz social y la corrupción. La inseguridad es un fenómeno que tiene muchas aristas, su raíz puede ubicarse en la desigualdad que persiste en la sociedad, pero no es el único, también hay factores culturales, políticos y económicos; sobre la paz social tiene mucho peso el concepto de conciencia de clase en el que insistió el gobierno de Chávez a partir del momento en el que declaró que el socialismo sería su vía, Venezuela venía de ser una sociedad en la que este valor no se había exacerbado, pues se hablaba de una sociedad policlasista, mientras en la actualidad se habla de un gobierno popular; la corrupción por otra parte ha crecido como un cáncer en la medida que el poder se ha concentrado en pocas manos. 

Todos los factores que hicieron de la revolución de Chávez lo que es hoy y los resultados parecieran dejar  ver que el modelo propuesto no ha dado los resultados esperados. La historia nos demuestra que existe una tendencia hacia una evolución de la humanidad hacia un sistema más justo, entonces cabe preguntarse si ese principio al que se ha llamado progresividad está reflejado en los resultados visibles de este experimento. Definitivamente habrá que abonar algunos resultados positivos,  de hecho muy importantes; pero habrá que buscar la vía para erradicar los vicios que se han generado.

La conclusión es que estamos frente a la necesidad de un cambio radical del modelo que se ha venido desarrollando. Habrá que reconocer los aciertos y conservar los elementos positivos del experimento pero es indispensable la erradicación de los vicios; desafortunadamente las alternativas de cambio que se están  viendo parecieran no estar abonando el camino al reconocimiento de los aciertos en el caso de la propuesta que hacen los factores opositores, ni la voluntad de un cambio de actitud y de modelo que ponga al traste con los vicios en el caso de los factores opositores.

La progresividad de las conquistas sociales hace que estas tengan un carácter irreversible y esto no parece estar siendo tomado en cuenta. Estamos frente a posiciones maniqueistas en la que la dirigencia de uno y otro sector es incapaz de reconocer aspectos positivos en el otro; esto hace que nos encontremos en medio de un atasco que definitivamente no presenta una salida a los graves problemas que vive el país, independientemente de que se presenten cambios de mando.