martes, septiembre 20, 2016

Futurología

En este momento no tiene sentido alguno hacer juicios de valor sobre la situación de Venezuela, todos sabemos lo que ocurre y aún así seguimos atornillados a la situación actual. La propaganda oficial es altamente efectiva: la paz, la democracia, los derchos humanos y la justicia  han pasado de a ser verdaderas metas a ser simples consignas para trazar la ruta de los opositores, pero no para ser seguidas por los gobernantes 

Mientras los personeros del Estado violan todos los derechos de los ciudadanos  y pisotean los principios que pregonan m van atornillándose aún más en el poder; no importa que el presidente no sea popular, ni que las encuestas hablen de un altísimo porcentaje de rechazo al experimento revolucionario, pues se ha inducido a la gente a actuar dentro de unos parámetros en los cuales es más importante remarcar el carácter democrático de la respuesta popular que la efectividad de la protesta, esto aunado al hecho de que los opositores no tienen armas y mucho menos sectores de las fuerzas armadas que los respalden,  deja ver claramente que es muy difícil lograr una pronta salida al estado actual de las cosas, al contrario es previsible pensar que el proceso siga radicalizándose y que la reprensión con sus presos políticos n lugar de disminuir aumente.

Un pronóstico no muy optimista de una persona que maneja información de inteligencia dice que la revolución podría mantenerse en el poder por cincuenta años o más, lo cual no significa que no puedan cambiarse algunos nombres o que las políticas económicas no puedan modificarse puntualmente en forma temporal dado el descalabro económico que vive el país, pero en algo están claros los dirigentes es que la revolución no se entrega. La posibilidad de una salida violenta no se descarta, pero sin una dirigencia en la oposición que no sea maleable es muy difícil que llegue a darse pronto.

Él gobierno sigue magistralmente manejando al pueblo en base a esperanzas, pero ahora esas esperanzas son otros, no son una vivienda, o un carro chino o una nevera o una computadora, ahora la esperanza es un revocatorio o unas elecciones, que abran la frontera o que lleguen las bolsas de alimentos; ellos saben que todos tienen un precio y si hay alguien que no pueda ser comparado será acusado de traidor a la patria y terminará en prision esperando un juicio justo que se hará eterno y teminará con una condena y la formulación de nuevos cargos para alargar la privativa de libertad o el exilio necesario. 

Y para quienes creen que las cosas no pueden ser peores Colombia parece estar siendo entregada a los mismos franquiciantes que han llevado a Venezuela por los caminos del castrocomunismo. Brasil, Argentina, Perú y Chile pueden ser vistos como luces de esperanza, pero esos ejemplos son sólo muestras de que habiendo respeto a la institucionalidad las cosas pueden ser distintas y en Venezuela se ha tenido el cuidado de destruirla.

viernes, septiembre 09, 2016

Así estamos.

Cuando comencé a escribir hace ya casi 18 años mi idea era dejar un testimonio de lo que estaba viviendo y lo que estaba sintiendo  a sabiendas de que el país estaba sumido en un proceso histórico que prometía una serie de cambios que por decir lo menos se avizoraban interesantes; pero a pesar de haber acertado en muchas de mis apreciaciones nunca pensé que las cosas pudiesen llegar a lo que estamos viviendo hoy.

Es cierto que hemos vivido momentos en extremo difíciles en estos años, debemos recordar los movilizaciones de 2001, el paro petrolero, el revocatorio para salir de Chávez, las elecciones presidenciales signadas por acusaciones de fraude en contra de la oposición, la muerte de Chávez y el misterio que aún envuelve al no saberse con certeza cuando y donde ocurrió, las guarimbas de 2.014 que sufrimos en carne propia y que ha sido lo más cerca que hemos estado de una guerra; pero una  situación como la que se vive hoy nunca la habíamos visto,

La escacez de alimentos aunada a la falta de medicamentos, repuestos para los vehículos, el racionamiento de la gasolina en el Táchira, una inflación desbocada que se pronostica superará en el año el 700%, esto sin tomar en cuenta los efectos nocivos de la especulación, el mercado negro y una corrupción generalizada en la que hasta una botella de gas debe ser sobrepagads por un precio hasta diez veces el que tiene fijada da compañía nacionalizada que due distribuye el combustible doméstico.

Donde venden alimentos a precios regulados o donde venden ciertos productos que ya no se comercializan abiertamente, como pañales, toallas sanitarias, papel higiénico, aceite, pastas alimenticias, alimentos comcentrados para animales domésticos,  azúcar o arroz las filas de gente son cada vez más impresionantes; hay personas que duermen en las calles esperando que abran un supermercado o una farmacia sin saber qué va a poder comprar y  se oye hablar de atracos en las colas. 

Para colmo de males la frontera con Colombia sigue cerrada, aunque desde algunos días,  cuando  las mujeres de nuestro estado valientemente rompieron el cerco de vigilancia para ir a comprar alimentos, se permite cruzar a pie en ciertos puntos. La. Gobernacion del Táchira ha habilitado un área, normalmente usada para hacer exposiciones, para vender productos traídos de   Colombia, expendidos sin facturas legales a precios de dólar negro y con precio de hasta un cincuenta  o cien por ciento más alto que los de Cucuta. 

Aunado al panorama ya descrito una ola de rumores que hablan de renuncias, fracturas en el gobierno y la oposición, componendas, golpes de estado y disolución de poderes circulan por las redes sociales y enrarecen más aún el clima político. Real e te no sabemos qué es lo que va a ocurrir, pero percibimos que alguna situación extrema habrá de presentarse. El referéndum revocatorio que pudo haber sido la única salida civilizada parece haber sido bloqueado por el gobierno, el poder legislativo ha sido desconocido por vía judicial y el primer mandatario del país se ha referido públicamente  al presidente de la Asamblea como "un viejo coño'e madre". 

Así estamos, podríamos escribir mil páginas de vivencia y dos mil  de anécdotas y testigos tristes de la gente, también podríamos hace cientos de libros contando de la forma como se han enriquecido muchas personas del gobierno o quienes están alrededor de ellos o de las historia de quienes han tratado de rebelarse y que hoy están presos o Jan sufrido los embates de la reprensión de mañeras insospechadas. 

domingo, agosto 14, 2016

El fracaso de un experimento

Venezuela ha sido protagonista de uno de los experimentos sociales más importantes de la historia reciente de lose países del tercer mundo. No ha sido obra de la casualidad  ni de un bravo pueblo decididó a romper con las cadenas de la injusticia social; en realidad lo ocurrido es producto de circunstancias muy particulares. El boom petrolero generó una indiscutible bonanza económica para es país desde inicios del siglo XX. Venezuela pasó de ser un pequeño país agrícola a ser una de las principales potencias petroleras del mundo. Fenómenos como el éxodo de campesinos a la ciudad generaron la marginalidad en las ciudades mientras el país se desarrollaba en la parte de infraestructura, pero manteniendo serias deficiencias en lo social. 

Con el siglo XX surgieron en el mundo grandes movimientos sociales, en su gran parte inspirados por las premisas del marxismo, que pregonaba una teoría científica que se basó en la tesis de que las sociedades tienden a luchar en contra de las desigualdades en procesos que indefectibleme deben culminar con explosiones sociales en medio de violentas revoluciones que tratan de imponer un nuevo sistema más igualitario y en teoría más justo: el socialismo.

Venezuela no fue ajena a esa tendencia y superadas las etapas de modernización que se iniciaron en la dictadura de Juan Vicente Gómez y que culminaron con la fundación del sistema democrático que mejor funcionó en el continente, dentro del cual se gestó una nueva etapa para el país que se caracterizó por la búsqueda de una sociedad más justa en el marco del desarrollo de las nuevas teorías de los derechos humanos y los derechos sociales que se desarrollaron sobretodo en la postguerra.

El experimento social de Venezuela, contrario a lo que pudiera pensarse no se inicia con Chávez, las raíces están en Acción Democrática y los demás partidos que se conformaron a finales de la primera mitad del siglo XX y en la segunda mitad de este. Copei trató de imponer las ideas de un llamado socialismo cristiano con varía vertientes, incluida una radical que llevó al poder a Liis Herrera Campins con consignas como la sociedad comunitaria y el Estado,promotor. Estos movimientos surgieron en el marco de un régimen democrático con un marcado signo electoralista dentro de un sistema que dio fuerza a la representatividad en el parlamento. El sistema no funciono principalmente por el fenómeno de la corrupción esto dio origen al surgimiento de un movimiento guerrillero que lejos de tener orígenes en las masas aparecía élitesco y nutrido por intelectuales de clase media alzados en armas en nombre de un pueblo que no los entendió.

En primer gobierno de Rafael Caldera se dio un proceso de paz que puso fin al movimiento armado, la izquierda estaba derrotada, no sólo en ese escenario sino también en el seno de Acción Democrática que apareció dividida derrotando a los sectores radicales de la izquierda adeca. Prieto Figueroa el icono adeco de las luchas sociales fue derrotado en las urnas. La corrupción comenzó a manifestarse tanto en AD como en Copei y en el segundo gobierno de Carlos Amdrés Pérez se abrió campo a las ideas desarrollistas de Pedro Tinoco y Diego Arria, inspiradas en el modelo brasilero que se abría campo como un feliz fenómeno de prosperidad en el continente.

Las teorías reformistas aparecían fracasadas, la democracia social inviable y el socialismo democrático surgido tras la pacificación de la guerrilla y liderado por Teodor, Pompeyo Márquez, Américo Martín y José Vicente Rangel a pesar de haber tomado algunos cargos dentro de la creciente burocracia que devoraba al país nunca llegaron a ubicarse en posiciones realmente de poder. En el 89 el fracaso era evidente, se produjo entonces la rebelión popular en el caracazo, sin un norte definido pero rebelión al fin y al cabo. Los manifestantes fueron aplastados por una reprensión brutal ordenada desde él gobierno, aún no se sabe cuántos fueron los muertos.

Finalmente en el 92 aparece la figura de Chávez en una azonada militar que aunque inicialmente fracasó llevó al poder al actual régimen que en parte recogió las banderas de la izquierda que había fracasado en la guerrilla y en parte comenzó a desarrollar un nuevo orden con fundamentos en el marxismo altamente influenciado por la revolución cubana. El experimento continuó, ahora en manos de militares. Los resultados no pueden ser peores: la corrupción en lugar de desaparecer es aún mayor, él desabastecimiento, él hambre, la falta de justicia como consecuencia parcialización los órganos encargados de administrarla, la  falta de seguridad jurídica y el surgimiento de una nueva clase opresora conformada por militares, burócratas y enchufados en el poder han hecho que los sueños de justicia social se esfumen.

El país está al borde de la explosión, pero no hay un norte definido. El gran peligro de esta circunstancia es que cambiemos lo malo que tememos por un régimen de terror que podría imponerse antes de que encontremos un ideal que conquistar. Se habla de liberalismo, de fuerza a la iniciativa privada, de capitalismo popular y de la necesidad de trabajar unidos en la reconstrucción del país. Las armas siguen en manos del oficialismo que a pesar de estar cada vez más desprestigiado sigue pregonando igualdad social y siguen manifestando ser defensores de un pueblo del cual están cada vez más lejanos. Definitivamente el experimento ha fracasado. 

lunes, julio 18, 2016

Emprendedores, microempresarios y estafadores

Recuerdo como si fuera hoy el día que por primera vez visité el Banco del Pueblo en Caracas cumpliendo con un encargo de Romald Blanco, a la sazón gobernador del Tachira. La gran preocupación era que la banca estatal estaba negada a dar créditos a los emprendedores de escasos recursos económicos por no haber garantías suficientes para sus créditos.

El gobernador me había dicho en la vieja casona de gobernadores en San Cristóbal que allí se habían negociado créditos millonarios para los ricos del pueblo, pero que ahora que pretendían dar créditos a la gente humilde que estaba tratando de iniciar algún emprendimiento chocaban con una ley de bancos que impedía hacerlo por aquello de garantizar los depósitos del público. 

Ya en Caracas me pude entrevistar con el presidente del Banco del Pueblo que había sido fundado para atender las necesidades de los venezolanos de más bajos recursos. Al plantear la inquietud a la Junta directiva del banco la respuesta fue: hoy vino una señora de La Guaira a solicitar un crédito de cien bolívares para comprar mercado, si no se lo otorgamos es probable que sus hijos mueran de hambre o se tengan que dedicar a mendigar o peor aún a robar para subsistir.

Quince años después vemos con tristeza, más no con sorpresa que el Banco del Pueblo fracasó y que la banca en general ve al microcrédito como un producto caro que debe tener la más alta cuota de pagos por servicios y las ratas de interés más altas.

Hace 20 años la Fundación Mendoza tenía un programa de microcréditos dirigido a emprendedores de bajos recursos que ofrecía antes de dar el capital un curso de gerencia para capacitar a los beneficiarios, hoy muchos de ellos son prósperos empresarios, generadores de empleo y de bienes y servicios para la comunidad. La mayoría de ellos pagaron sus créditos y los intereses que generaron. La garantía eran fianzas personales, pero por encima de ello era la seguridad de que tendrían éxito por que estaban capacitados para producir. 

Tuve la suerte de ser parte de estas iniciativas como microempresario, beneficiario de créditos de la Fundación Mendoza, posteriormente como asesor legal en ella y más tarde como director del área legal del Banco de Fomento Regional los Andes, donde desarrollamos una política de créditos a emprendedores que me dio la oportunidad de establecer nexos con el premio Nobel y fundador  del Greemen Bank de Bangladesh, Muhammed  Yunus, cuyo trabajo se centró precisamente en el apoyo financiero a pequeños emprendimientos en su país, lo cual dio como resultado el avance en el desarrollo de uno de los países más pobres del planeta. Conversando con Yunus le pregunté por las garantías que solicitaban para los créditos y me respondió que se trataba de un asunto muy simple, nadie va a dejar de pagar un crédito si sus vecinos son los fiadores y si saben que al cumplir tendrán acceso a nuevos financiamientos para continuar desarrollando sus emprendimientos, así el crédito está relacionado con el trabajo. Diferente es  la filosofía asistencia asistencialista de dar dinero a los pobres para cubrir necesidades relacionadas con la subsistencia, esa es una labor plausible, pero no debe confundirse con el objetivo de un banco.

Es indiscutible que en el desarrollo de los países se hacen necesario el apoyo financiero a los pequeños emprendedores  pero debe tomarse en cuanta que para que tengan éxito se debe saber que hay  factores  que lo impiden, tales como las barreras que imponen los trámites burocráticos, que son cada vez mayores y que se dan a nivel estatal, pero también en el ámbito de los negocios con la empresa privada; surgen aquí algunos conceptos aplicables a los emprendimientos, en especial uno estudiado por el economista peruano Hernando De Soto en los años 80 y que tiene que ver con el desarrollo de un sector informal de la economía, caracterizado por el surgimoento todo tipo de emprendimientos sorteando las regulaciones impuestas por los Estados y por los patrones de un orden económico que parece no entender que hay espacios para iniciativas en las cuales puedan participar nuevos protagonistas. 

Mario Vargas Llosa dice en el prólogo del libro El Otro Sendero de Hernando De Soto que "para redistribuir la riqueza primero hay que producirla", de allí la gran estafa de quienes pretenden ser eco de los emprendedores y microempresarios sin haber producido nada nunca.

lunes, junio 27, 2016

Vientos de cambio

La gente de este planeta está pidiendo cambios: España ayer, Gran Bretaña el sábado, Colombia con su proceso de paz, Venezuela en la OEA, entre muchas otras noticias nos lo demuestran.

Como lo pronosticó McLuhan nos convertimos en una pequeña aldea, la distancia parece no existir y nos afectan sucesos que en otros tiempos nada influirían en la vida cotidiana de muchos. 

Saludamos el ejercicio de la democracia en todo el orbe. Podemos no estar de acuerdo con algunas cosas que se han decidido, pero vemos con esperanza el hecho de la activación de los mecanismos que han llevado a ellas. 

Debemos asumir posiciones que coadyuven al desarrollo de una sociedad más civilizada que tenga como norte la justicia social en el marco del respeto de los derechos humanos y el respeto a la madre tierra.

martes, junio 07, 2016

Les invitamos a La Hacienda.



Ya estamos en la vía a Peribeca con el mejor churrasco se solomo, costillas de cerdo BBQ, HAMNURGUESAS, nugets y los deliciosos Sloppy Joe, además se las ensaladas y posrees de la casa abierto los fines de semana y festivos...

miércoles, mayo 11, 2016

La Hacienda Restaurant

Muy pronto en la vía a Peribeca tendremos un lugar donde disfrutar de un rico asado, una hamburguesa, unas costillitas de cerdo, unas alitas de pollo o el rico Sloppy  Joe además de nuestra ensalada de rúgula y tomate y la tradicional César. Restaurant La Hacienda espera estar abriendo a partir del próximo 20 de mayo 

La Hacienda Restaurant

Muy pronto en la vía a Peribeca tendremos un lugar donde disfrutar de un rico asado, una hamburguesa, unas costillitas de cerdo, unas alitas de pollo o el rico Sloppy  Joe, además de nuestra ensalada de rúgula y tomate y la tradicional César. Restaurant La Hacienda espera estar abriendo a partir del próximo 20 de mayo