lunes, julio 28, 2014

¿El diablo es buena persona?

En varias oportunidades me  he referido al diablo o al demonio en mis artículos. En realidad mi creencia es para expresarlo en palabras sencillas es simplemente que el demonio no es sino la personificación de las energías negativas del hombre. En mis esquemas mentales no cabe la idea del demonio como un ser personificado que encarna todo el mal y que es capaz de materializarse. Pero en realidad lo que yo piense poco importa. Sólo basta con saber que hay ciertos valores y ciertas normas de conducta que debemos respetar y practicar para vivir en paz con nuestras conciencias.

Sin embargo hoy quiero comentar un programa de la serie Alíenígenas Ancestrales que trasmite el canal The History Channel, en el que se sugiere que existe una conspiración contra el demonio desde tiempos inmemoriales y se preguntan si el Diablo es realmente malo. La pregunta surge al señalar que el demonio, Satanatanael, Semiasa o Lucyfer el único pecado que cometieron fue civilizar a la humanidad dándole a comer el fruto del árbol prohibido, que según las escrituras es el árbol del conocimiento.   

Según la teroria que se esboza en el programa los demonios, que obviamente eran extraterrestres  no se separaron de Dios no por odio ni arrogancia sino para ayudar a la humanidad. En el documental se presenta el análisis de las sagradas escrituras, relacionandolas con el libro de Enoch y otros evangelios apócrifos que forman parte del llamado conocimiento o gnosis, pero además lo relacionan con los mitos y leyendas de los incas, los aztecas, los egipcia y los griegos.

Profesores de universidades, sacerdotes y pastores son presentados para llegar a una conclusión: "en cierto modo Satanás no es tan malo, no puede existir el bien sin el mal, no puede existir luz sin oscuridad..." Creo que no vale la pena seguir analizando el contenido del documental, pues estamos seguros que al final lo que trata de hacer es descalificar a quienes creen en un Dios bueno y todo poderoso.     

domingo, julio 27, 2014

Los obstáculos de la revolución

El fundamento de la revolución es la crisis. Partimos del caos para buscar el orden, un nuevo orden, con valores supremos como la justicia, la igualdad, la fraternidad y la paz social. Para llegar allí se deben transitar caminos sinuosos, llenos de contradicciones lo cual supone sacrificio y entrega. El concepto de patria adquiere una dimensión  metafísica, es el bien supremo que unifica y cohesiona al pueblo, por ello no importan los sacrificios ni las carencias mientras el concepto de patria este claro entre la militancia que debe permanecer unida en el objetivo que no es otro que superar la crisis para construir una nueva sociedad. 

El sigunte problema surge en el momento de construir la nueva sociedad ¿como unificar las ideas de los millones de habitantes de la nación? Aquí aparece la figura del líder, en este caso contamos inicialmente con un individuo de formación militar, en quien  vamos a encontrar una concepción vertical del mando, así se estarán ejerciendo no funciones de gobierno, sino de comando sobre el país, lo cual supone la obediencia al líder. 

Pero ¿quien le da las órdenes al líder, quien lo comanda? La propuesta que se nos presenta  es la creación de mecanismos de participación por medio de los cuales se tratan de legitimar todas las acciónes revolucionarias, surge allí el concepto de democracia directa, que coloca al líder bajo las directrices dadas por el colectivo a través de las leyes y los mandatos originados en consultas, plebiscitos y otras expresiones del llamado poder popular. 

Finalmente nos encontramoa frente un nuevo problema: ¿como hacer que el país no se convierta en un monstruo de mil cabezas? La respuesta es sencilla semánticamente, pero no tanto a la hora de ponerla en práctica: la unidad. Este es un anhelo de la revolución, que todo el pueblo esté unido en torno a las ideas de cambio ¿pero cómo se logra eso? En primer lugar con la capacidad de persuasión  del líder, en segundo lugar con el uso eficiente de los medios de comunicación social y finalmemte través del sistema de educación formal. 

Pero surge un último problema ¿como lograr que todo no desemboque en nuevos mecanismos de dominación en el que surja una nueva clase dominante y una nueva clase oprimida?  La Constitución de 1999 habla de dos nuevos poderes para potenciar el esquema tradicional de la separación de poderes de Rousseau, el poder moral y el poder electoral, el primero de ellos integrado por órganos de contraloría  y defensa popular. Lamentablemente hasta ahora la independencia de esos poderes ha sido cuestionada y no se ha logrado establecer un verdadero régimen de separación de poderes en Venezuela.

 La justificación que podría darse a la falta de independencia de los poderes es que estamos en una etapa de transición revolucionaria en la cual ciertos mecanismos democráticos no han sido totalmente  desarrollados y si se llegase a someter el control del gobierno a órganos controlados por quienes manejaron el viejo esquema que trata de superarse obviamente caeríamos en un colapso provocado de la nueva institucionalidad, pero ¿quien asegura que no se está cayendo en los mismos vicios que produjeron la crisis del Estado y que ello no pueda llevarnos a la instauración de un régimen fascista? 

sábado, julio 05, 2014

El mundial.

El fútbol despierta pasiones, eso es indudable. Aun quienes conocemos poco de este deporte cada cuatro años nos convertimos en aficionados. Brasil, Argentina, Alemania, Holanda y España dejan de ser países para convertirse en equipos de los que podemos ser hinchas o por los que apostamos en las quinielas. Las ciudades se paralizan cuando juegan los favoritos, lo jugadores se convierten en verdaderos ídolos, la sintonía de los canales de televisión y de las emisoras de radio que trasmiten los partidos se dispara, los periódicos que comentan los juegos se agotan y los problemas políticos se olvidan.

La fiebre mundialista es tan grande que se inicia con las eliminatorias uno o dos años antes, allí comienzan los sueños. Países como Venezuela, Costa Rica o Ecuador que no han tenido tradición mundialista comienzan a soñar con llegar al torneo. Algunos llegan. En Argentina, Brasil, Uruguay, España, Italia, México o Alemania se apuesta por la copa para su selección. En Colombia se sueña con llegar a octavos o a cuartos de final. Durante el torneo aparecen las estrellas o cracks que se convierten en ídolos. Se gastan millones en los Paninis, en las franelas de las selecciones, en banderas y balones. Las calles de los barrios se convierten en canchas improvisadas en las que niños y adolescentes dejando volar la imaginación juegan sus mundiales. En las escuelas y colegios se hacen torneos y los equipos son países.

Colombia este año tuvo la experiencia de tener un equipo que llevó a su gente y a muchos más en el continente a soñar con el triunfo de una selección que estuvo a la altura de los grandes. Un crack con el número diez pasó a ser ídolo de niños y de grandes. Una imagen fresca, celebrando sus goles con bailes, orgulloso de su nombre de pueblo James, pronunciado como se escribe en en español, no en inglés, lo que dice mucho de su persona; un colombiano auténtico, honesto, bregador, humilde pero orgulloso de su bandera. 

Quizá muchos esperábamos más de nuestros equipos, pero la realidad es que dieron todo. Brasil, Colombia, Argentina, Costa Rica y todo el continente puede estar satisfecho de sus selecciones  y de sus hombres. Queda hoy además una extraordinaria  imagen que resume el espíritu de la copa: el brasilero  David Luiz y el colombiano James cambiando sus camisetas, abrazados en una demostración de hermandad deportiva después del encuentro, haciendo ver que la derrota no fue tal y que el triunfo fue de todos. Esperamos con ansias la final y comenzamos a apostar por nuestros equipos para el próximo mundial.

domingo, junio 29, 2014

Mundial mata guarimba

A comienzos de año en Venezuela la situación del país llevó a un grupo importante de personas a salir a las calles a protestar, la violencia se manifestó a través de grupos paramilitares que atacaron conjuntos residenciales, quemaron oficinas públicas y universidades; las calles fueron interrumpidas por barricadas, quemaron unidades de transporte público y atacaron a la policía con bombas molotov, piedras y palos. La respuesta de la policía no fue menos violenta: perdigones, gases lacrimógenos, cientos de detenidos y denuncias de torturas.

Lamentablemente hubo también  muertos de la lado y lado. La represión logró aplacar la intensidad de las protestas, pero siguieron latentes pero finalmente todo se aplacó cuando se inició el mundial de fútbol. Con esto quedó demostrado que es más importante la eliminación de España, el desempeño de Brasil, la clasificación de Costa Rica o la genialidad de James, el número diez de la selección de Colombia que los problemas de desabastecimiento, la escasez de alimentos o la escalada de los precios de los artículos de primera necesidad.

Realmente es digno de estudio este fenómeno. El gobierno de Venezuela deberá trabajar  la posibilidad de bombardear a la población con eventos mundiales a través de los medios públicos para apaciguar con un poco de circo los problemas cotidianos de los ciudadanos. Chávez fue un mago en el manejo de los medios, quizá por eso el país remontó varias crisis que pudieron poner en peligro el destino de la revolución bolivariana, Maduro deberá seguir su ejemplo a fin poder mantener la estabilidad del régimen, pues después del mundial la fiesta de los goles dejará de ser la noticia que atrapa el interés de la gente.

domingo, junio 22, 2014

Good Bye George.

Los seres humanos estamos dotados de algo que se llama intuición, es una especie de sexto sentido que nos permite presentir algunos acontecimientos que terminan por ocurrir. Dicen que nuestra mente aún no ha sido comprendida en un cien por ciento y que algún día podremos utilizar muchos atributos que aún son inexplorados y otros que permanecen ocultos. 

En Venezuela hay muchas cosas que permanecen ocultas y otras que son evidentes, pero que no todos aceptamos pues intuimos que de alguna manera se producirá un cambio que llevará a la ansiada reconciliación del pueblo, que tras catorce años de revolución se encuentra dividido entre los que aúpan a los seguidores del modelo socialista y otros que simplemente no quieren ningún tipo de control sobre la economía.

Hasta ahora se nos ha querido hacer ver  que la mayor parte de los electores se inclinan hacia el modelo que ha impuesto el gobierno. Los resultados oficiales de las elecciones sin embargo parecen mostrar una realidad diferente. Aún si debiéramos por ciertos los números del CNE, nos encontramos con que realmente el pueblo está dividido casi en dos mitades exactamente iguales, pero si a esto sumamos la cantidad de personas que no votan porque simplemente no le importa lo que hagan los políticos encontraríamos que la balanza se inclina hacia el lado que no quiere o no le importa que se produzca un cambio.

Uno de los factores en los que más se ha insistido es la ideologización que se fundamenta en la enseñanza de una doctrina que no termina por definirse, sino que simplemente se intuye. Quizá ese fue el problema más grave de la revolución venezolana. Quizá el único personaje que no había dejado espacio para las suposiciones era Jorge Giordani, su presencia en el gabinete iba más allá de la retórica, pues su esquema de trabajo escapaba de la retórica escandalosa de sus compañeros de partido.

Podemos intuir que la salida de Giordani marcará un cambio en las políticas económicas del gobierno que ciertamente no sabemos si llevarán al país por la senda del retorno a una liberalización de la economía, lo cual parece poco probable o la continuación de la radicalización hacia un sistema al estilo cubano, lo cual sería insistir en una estrategia que para nada ha resultado efectiva y que estuvo a punto de poner al traste al gobierno de Maduro que ahora estará  Chávez y sin Giordani, lo cual si nos hace intuir que de todas vendrán cambios,

domingo, junio 08, 2014

El lado correcto de la historia

En estos días hamos escuchado decir a Leopoldo López y a sus seguidores "estamos del lado correcto de la la historia". Eso me recuerda cuando alguien dijo que en Venezuela se venían adoptando soluciones anti históricas a los problemas. Con el respeto que me merecen el señor Lopez, su esposa y sus seguidores para decir cual es el lado correcto de la historia primero hay que labrarla, es decir construirla, luego escribirla y después decir cual es el lado correcto, es decir la versión que se apega más a la verdad histórica.

Entiendo que Leopoldo López se refiere a que está haciendo lo correcto para llevar a Venezuela a buen puerto, hay motivos para darle razón desde ese punto de vista. Pero al hablar de un lado correcto se está por oposición hablando también de que existe un lado incorrecto, lo cual haría dividir la,historia en dos toletes, el correcto y el incorrecto. Los vicios del poder, es decir el autoritarismo, la corrupción, la violencia y la represión entre otros muchos que podemos citar no son exclusivos de uno u otro factor político, nadie puede garantizar que al tomar el poder uno u otro bando estará libre de esos flagelos, incluso las personas que proclaman valores y principios al probar las mieles del poder por lo general terminan cayendo en los vicios antes señalados.

Luchar contra un aparato de justicia corrupto y amañado podría dar algún sentido a la frase en cuestión, pero habría que decir mejor "estamos del lado de la razón" para no decir de la justicia, pues el término podría confundirse al darle un sentido orgánico o institucional en lugar del sentido ético al cual nos referimos. Por cierto la historia no siempre está enmarcada en la justicia o en la razón, de ser así nunca se hubieran condenado a miles de inocentes en la,guerra o en las cruzadas por citar sólo dos ejemplos. 

Falta por verse también si los objetivos de uno u otro bando realmente responden a un programa que contemple la construcción de una patria más justa, con menos desigualdades, con una economía capaz de satisfacer las necesidades de todos quienes habitamos este pedazo del planeta que se llama Venezuela y que además seamos capaces de cuidar nuestros recursos, incluidos los recursos humanos. Allí debe estar el debate, hablar de un lado correcto de la historia pasa por ser un simple slogan al que se le ha dado sentido, pero que se agota en una diatriba política que nada aporta al entendimiento entre los venezolanos, sino que al contrario termina por profundizar la división del pueblo.     

martes, junio 03, 2014

Adiós al rey

Ayer nos tomó por sorpresa la abdicación de el Rey de España. Al parecer Don Juan Carlos ya está cansado de su agotador trabajo de Jefe del Estado Español, conductor de las relaciones internacionales de su país. En 1975 tras la muerte de Francisco Franco fue proclamado Rey de acuerdo a una Ley promulgada años antes por el dictador, quien por quien sabe que extraña razón hizo que España volviera a la monarquía.

Durante los años del reinado de Don Juan Carlos  paso de ser un país pobre a ser un pujante país desarrollado miembro de la Comunidad Europea. Quizá no pisamos abonarle al Rey todos los méritos del resurgimiento de España, pero si es cierto que su presencia fue factor de unidad de su país, lo cual permitió que se ubicara en el lugar donde está hoy. 

La economía de España está sustentada en la producción de bienes y servicios tradicionales, además de ser uno de los principales destinos turísticos del planeta. Barcelona ha despalazado a muchas ciudades de Europa como la ciudad europea  por excelencia, estando a la par de Madrid como destino y compitiendo fuertemente con Roma y con París. 

Aunque siempre criticamos a la monarquía por ser un sistema de gobierno obsoleto y pasado de moda los españoles parecen haber hecho bien las cosas en los años de la monarquía. No debemos dejar a tras del comentario su destacada participación en el deporte que ha logrado los más preciados títulos internacionales, lo cual por sí sólo es un indicador de excelencia, pero visto en el contexto económico lo es aún más porque el país ha sabido comercializar a  sus figuras y a sus equipos. 

No sabemos cual será el destino de la política española. Hay una tendencia que pide el retorno a la república, pero el rey hizo la tarea bien hecha formando a su hijo Felipe para sustituirlo, además tiene a su favor el argumento de que la unidad de país se me tiene gracias a la corona, lo cual puede ser cierto o no, pero de alguna manera influye en la opinión pública. Hasta ahora, a pesar de algunas manifestaciones de calle la estabilidad de España parece estar incólume.