miércoles, diciembre 17, 2014

EL CAMINO HACIA LA PAZ

Mientras se anuncia que en Pakistán tuvo lugar una nueva masacre llevada a cabo por grupos islamitas esta vez en contra de cintos de niños y sus maestros, desde Estados Unidos se anuncia un acuerdo con Cuba para reanudar relaciones diplomáticas y posiblemente poner fin al bloqueo económico que desde el año 1.961 fue impuesto por el país del norte a la isla, lo cual ha sido aplaudido por la comunidad y ha producido declaraciones emocionadas de personalidades del mundo entero quienes entre otras cosas dicen que este hecho representa el fin del último vestigio de la guerra fría. 

Los protagonistas del hecho son los presidentes de Estados Unidos y Cuba y el Papa Francisco, quien a raíz de este hecho aparece como candidato a ser distinguido con el Nobel de La Paz. La intervención de Francisco viene dándose desde el año 2.013 y se ha centrado en el manejo diplomático de la situación, se habla de sendas cartas cartas enviadas a  Barak Obama y Raúl Castro y que pueden haber sido cruciales en la decisión que abre un nuevo camino en las relaciones del país más poderoso de Occidente y el mas icónico país socialista del hemisferio. 

El Vaticano se convierte así en factor fundamental en la construcción de un mundo en el cual la paz sea el bien más preciado. El trabajo por hacer es gigantesco, lograr poner de acuerdo a los fundamentalistas  islamicos con los miembros de la comunidad occidental parece un trabajo de titanes y realmente no es fácil en momentos en los que las posiciones de ambos grupos parecen irreconciliables. La emoción del momento nos lleva a ser optimistas pero el camino a la paz no parece ser fácil.      

sábado, diciembre 13, 2014

Somos el universo

En estos días he podido reencontrar algunos temas que me apasionan y me llevan a esferas menos contaminantes que la realidad cotidiana de nuestros países y las luchas que vienen librandose dentro de sus sociedades y que no siempre queremos ver, se trata de dos cosas que nos hermanan:los orígenes mismos del universo y de nuestra relación con la tierra.


Hay dos factores que normalmente no identificamos, pero que ciertamente están interelacionados, uno es el origen del universo, que ya parecen estar develando los científicos a través de la prueba  cierta de la existencia de una partícula de energía que dio origen a nuestro universo, la llamada partícula Higgs y la otra la vieja tabla periódica de Mendeliev que deja ver que todo lo que existe está conformado por la combinación de una serie de elementos de naturaleza química que se identifican por su peso atómico. Con esos conocimientos y yendo un poco más allá con los de la genética moderna podemos concluir  que todo el universo, al menos el universo conocido está interelacionado y aún más forma un gigantesco organismo que hace posible la existencia de cada uno de los seres que en el habitamos y que somos alimento de todo un sistema dotado de inteligencia y espíritu propio.


La sabiduría ancestral de los primeros habitantes de nuestro continente nos da una pista de este concepto al hablar de un tejido que forma al mundo relacionando a las personas con los animales, las plantas, los ríos, las montañas, los volcanes,el fuego, la lluvia, las piedras, las estrellas,  los truenos y todo lo que percibimos o intuimos. Pero van más allá nos dicen que la tierra es nuestra madre, la Pacha Mama de los incas y los aimas, reconocida como ente viviente por científicos, filósofos y políticos, gracias entre otras cosas a la visión cósmica de las primeras fotografías que el siglo pasado dieron cuenta que nuestro planeta es una esfera en el que ni los mares, ni las nubes y mucho menos la tierra reconocen fronteras, pues simplemente estas no existen más que en las mentes de los hombres.


Ante esta perspectiva, hoy que sabemos que tenemos un mismo origen, que además estamos hechos de un mismo tipo de materia y que pertenecemos a un único sistema universal que se mueve por acción de las obras de millones de seres entrelazados y movidos por una mente gigantesca que conforman todos los seres pensantes, no nos queda más que dirigir nuestra mirada hacia la conciencia global y para ello nos han dado algunas claves, el Sumaj Kauay, vivir bien de los Incas, la civilización del amor de los cristianos, el nirvana de los Hinduistas o la iluminación de la Kabbalh,  que no son otra cosa que el encuentro y la fusión con una energía superior dadora de vida y a la cual debemos respetar y cuidar.

lunes, diciembre 08, 2014

Adios 2014

El tiempo parece haber retrocedido dos mil años, cuerpos de cristianos crucificados aparecieron el plazas públicas de Siria, muy cerca de donde crucificaron a Jesus, esta vez no son los Romanos ni los judías, sino los miembros del autoproclamado estado islamico Isis; pero el espacio parece haberse contraído, en una pequeña ciudad de los Andes Venezolanos, San Cristóbal, mi ciudad se escenificó una guerra al mejor estilo de las que vemos en las noticias, las calles incendiadas, los domicilios violados, patrullas motorizadas atacando edificios residenciales, universidades quemadas, tanques de guerra, soldados y muertos en las calles. 

Así fue 2.014, un año duro, lleno de la rudeza de los tiempos que vivimos. Crisis económica en el mundo, caída de los precios del petróleo debilitando la economía venezolana ya aporreada por el desabastecimiento de productos básicos y por una crisis generada por una lucha de clases que nos negamos a aceptar y que tiene su más terrible manifestación en la inseguridad que se vive en las calle; políticos, alcaldes y estudiantes presos o enjuiciados mientras se habla de torturas y de otras violaciones de los derechos humanos, la corrupción aumenta, los precios regulados de algunos bienes no son para todos, el mercado negro de productos y servicios crece y la empresa privada cada vez es menos productiva.

Parece que estuviéramos despidiendo este año como si nada hubiera ocurrido en el país o en el mundo. Seguimos depredando el ambiente, en Estados Unidos se ven nuevas manifestaciones de racismo, en Europa la xenofobia  sigue cobrando víctimas, las desigualdades entre las naciones hacen que oleadas de emigrantes crucen fronteras  hacia  distintos países que aunque se dicen civilizados no han podido dar una interpretación a los derechos humanos que demuestre que son universales y que no importa el origen de los hombres para que les sean respetados en cualquier parte del mundo a donde quieran refugiarse.

¿Qué haremos en 2015 para que las cosas no continúen agravándose? Es difícil dar una respuesta que tenga alguna base enmarcada en una solución práctica. La reconciliación seria la vía para mejorar las cosas, pero nadie parece querer ceder los  espacios que creen haber conquistado. Venezuela y Colombia son dos ejemplos cercanos, el diálogo es rechazado por buena parte de la población simplemente porque pocos creen en la sinceridad de las partes en conflicto y que realmente estén dispuestas a ceder algún espacio. Por eso aunque podamos pecar de ingenuos la única manera de que el mundo cambie es que cada uno de nosotros cambiemos de actitud y nos convirtamos en agentes del cambio, solo así lograremos avanzar hacia un mundo mejor.  

miércoles, diciembre 03, 2014

María Corina Machado en la boca del lobo

La trayectoria política de María Corina Machado ciertamente no es la carrera típica de un dirigente partidista; de hecho sus inicios en la vida pública se enmarcan en una ONG que pretendió ser la expresión de la oposición en el  sistema electoral venezolano ante el vacío de representación en los entes oficiales. En  Súmate, como se llama esta organización, María Corina adquirió notoriedad ocupando importantes cargos como la vicepresidencia y la  presidencia hasta el año 2010 cuando lanzó su candidatura a una curul en la Asamblea Nacional, la cual ganó. Posteriormente participó en las primarias de la oposición para la elección del candidato a la Presidencia de la República donde tuvo una participación muy modesta.

María Corina es hija de Enrique Machado Zuloaga, uno de los más destacados empresarios del país, esta circunstancia ha servido para que el gobierno la tilde de aristócrata, pero ha sido su posición  política y su valentía para enfrentar al régimen chavista la que ha hecho que sea blanco de los ataques del gobierno, en marzo de 2014 fue privada de su curul parlamentaria a través de un inédito proceso de destitución, se le acusa de participar en planes de magnicidio. El día de hoy debe acudir ante los órganos judiciales en calidad de imputada. El desenlace de esta situación se conocerá en el curso del día de hoy, es posible que se inicie un proceso judicial en su contra, limitándole la posibilidad de actuar a futuro e incluso privándole de la libertad. 

El fondo del asunto tiene que ver para un sector  con la defensa de los espacios conquistados por quienes ejercen hoy el poder en Venezuela, pero también por los avances de la reacción lógica de quienes fueron desplazados o han visto afectados sus intereses  durante los últimos años. El desenlace de la situación es previsible: el gobierno se impondrá con todo su poder pues no vemos a esta hora una posibilidad de negociación. Las cosa pudiesen evolucionar de una manera diferente, pero no es previsible ninguna salida inmediata que impida que se cumpla el plan de silenciar a quien aparece actualmente como indiscutible líder de la oposición. 

lunes, diciembre 01, 2014

Venezuela ¿en la ruta al colapso?

Todos los años por estos días de diciembre comienzan a parecer los profetas del desastre en Venezuela. Foros económicos, artículos de prensa, entrevistas radiales y programas de televisión anuncian el colapso definitivo de la economía nacional. Es algo así como el cuento del pastorcito mentiroso que todos los años se pone de manifiesto diciéndonos que ahí viene el lobo ¿pero será que 2015 si será el año del colapso definitivo? 

La caída de los precios del petróleo es quizá el factor más determinante de la crisis. El estatismo y el asistencialismo que han sido columnas del sistema que se ha tratado de montar en los últimos años dejando a la industria petrolera como principal fuente de divisas del país y según los pronósticos es difícil que el nuevo año aumentar el ingreso petrolero en el país, si esto ocurre no quedará otra solución que un recorte en el gasto público que obviamente tratará de hacerse reduciendo el acceso a divisas preferenciales para la adquisición de bienes no esenciales, así que tendremos un escenario donde los viajes al exterior, la compra de automóviles ultimo modelo, la adquisición de electrodomésticos, el consumo de licores importados e incluso de ciertos alimentos serán cosa del pasado.

Ya mucho de lo expuesto ha comenzado a manifestarse, pero la tendencia será a que la crisis se profundice y todos, en especial los miembros de la clase media debamos seguir apretándonos el cinturón. El mundo no se va a acabar, pero la situación parece que no será fácil, la reacción popular no la podemos pronosticar, pero si podemos prever mayores índices de desempleo y subempleo, crecimiento de la inseguridad y de la inestabilidad política lo que podría generar mayores índices de represión.

La otra posibilidad es que la crisis económica no sea todo lo grave que se avisora y que desde el gobierno se pueda manejar la situación en forma racional y que se logre remontar. Pero todo indica que 2015 será un año difícil. Una explosión social es previsible, debemos estar preparados para saber canalizarla. Es momento de diseñar entonces una estrategia para evitar lo peor, la lógica nos dice que la única salida es la organización social para lograr alcanzar metas muy bien definidas en este marco sombrío que nos pintan los economistas y los opinadores de oficio, no es nada nuevo decir que las crisis son oportunidades, hacia allá es que hay que mirar.

domingo, noviembre 30, 2014

Robots y derechos humanos

ÓooLa Asociación de Derechos Humanos de la facultad de Derecho de la Universidad de Harvard y la organización Human Rights Watch y 52 organizaciones mas  han prevenido sobre el desarrollo de las armas totalmente automatizadas y su incidencia sobre los derechos humos. De acuerdo a un informe del mes de junio de este año este tipo de armas son cada vez más autónomas, llegando incluso las maquinas mediante programas computarizados a poder definir los blancos de ataque.

Durante años la robótica permaneció formando parte de la ciencia ficción, pero la realidad actual nos lleva a dar un paso adelante en esta materia. El avance de la tecnología en el actual siglo nos ha permitido ver no solo este tipo de armas, sino otra serie de aplicaciones a la robótica que nos hace necesariamente tener que plantearnos una serie de aspectos éticos que llevan incluso a tocar el aspecto de la dignidad humana, fundamento primordial de los derechos humanos.

Ya en los comienzos de los  años cuarenta Isaac Asimov se planteaba en un cuento de ciencia ficción una especie de código de ética robótica basado en tres principios: el no uso de los robots para atentar contra la vida humana;  la posibilidad de control de las máquinas durante su uso, excluyendo la autonomía plena; y la salvaguarda de la existencia de la maquina, salvo en los casos en que estas entren en conflicto con los dos primeros principios; a estos tres principios se agregó un cuarto principio que reza que ningún robot puede ocasionar daños a la especie humana  ni permitir que por inacción se le cause daño a la humanidad. 

Pero la relación de la robótica y los derechos humanos va mucho más allá del uso bélico que pueda darse a las maquinas autónomas, sino que se han comenzado a plantear una serie de problemas éticos derivados del uso de la robótica en medicina tales como la creación de piezas mecánicas y electrónicas  para remplazar órganos del cuerpo humano especialmente en casos de pérdida o deficiencia de estos últimos. Aquí entramos en el desarrollo de nuevos conceptos y con ellos una nueva normativa.

Se ha comenzado a hablar de una era post humana en la que el siguiente escalón en la evolución humana será una especie de ser híbrido, mejorado con el uso de de órganos artificiales que mejoren funciones determinadas. Esto plantea un problema ético que tiene que ver con la responsabilidad en el uso, el respeto a la condición y a la dignidad  humana, la prevención de los daños potenciales, la obligación de saber e informar sobre los avances en este sentido y finalmente la obligación de democratizar los avances. 

Obviamente existe resistencia al avance de la robótica  en algunos sectores conservadores; sin embargo, prima en este caso el derecho a la libertad de investigación científica. El fondo del asunto está en distinguir entre el ser humano y las maquinas y determinar que la responsabilidad del uso de estas ultimas en todo caso dependerá de personas, ya sean estas quienes a voluntad propia las manejen en tiempo real  o mediante la programación de las funciones y las capacidades  autónomas de las maquinas. Como vemos la ficción se acerca cada vez más a la realidad y surgen así nuevos problemas de índole jurídica.     

Cuatro escenarios para Venezuela

En estos momentos de la historia de Venezuela cabe preguntarse cuáles son los escenarios posibles para los próximos años. El avance del proyecto revolucionario heredado del liderazgo de Hugo Chávez parece estar atollado en un pantanal alimentado obviamente la economía, la inseguridad y la ineficiencia de la burocracia. 

Un primer escenario que se avisora es la radicalización del proceso, esto es que se decida acrecentar el asistencialismo mientras crece la represión contra los focos opositores, se insista en que la economía del país no funciona porque hay una guerra económica orquestada por sectores opositores y por factores externos que apuestan al fracaso de la revolución, 

Un segundo escenario seria que el gobierno cediera ante la caída de su popularidad e iniciará una serie de reformas que permitiesen liberalizar la ecónomomia y abriera espacios para la participación de factores distintos al partido oficial en cargos de gobierno abriendo así una ventana hacia una sociedad más plural y participativa.

Otro escenario posible es que la oposición logre imponerse por vía democratica a través del poder electoral, bien sea a través de comicios para elegir presidente o por otras vías institucionales como una reforma constitucional o por medio de una Asamblea Constituyente. Esta tercera opción parece no estar en la agenda de quienes controlan los poderes de Estado, lo que hace difícil, pero no imposible el cambio de rumbo, pero hay que estar claros que mientras subsistan las estructuras que se han edificado a través del proceso revolucionario no podemos esperar que quienes se consideran  beneficiados de una u otra manera de la revolución estén dispuestos a hacer concesiones gratuitas para que cambien las cosas.

El cuarto escenario y el menos deseable es la insurrección. Hasta ahora los ensayos de métodos insurreccionales en la Venezuela actual han resultado en fracaso, así ocurrió en 2.002 cuando se trató de deponer al preside Chávez y así ocurrió este año 2.014 con las Guarimbas. Este tipo de acciones requerirían de un respaldo armado que podría venir de fuerzas regulares o de grupos irregulares que gocen de respaldo popular y que tengan una coordinacion y unos objetivos bien definidos militarmente.

Cualquiera de los cuatro escenarios es factible, así como cualquier combinación de ellos. La historia así lo ha demostrado, en Alemania y la Unión Soviética se vivieron procesos pacíficos que llevaron a la caída de regímenes que parecían infranqueables, en Chile las Fuerzas Armadas depusieron a Allende, en Nicaragua por vía democrática, se cambió el sistema. Cada proceso tuvo sus particularidades, podemos criticar los métodos de  algunos actores, pero el hecho es que los cambios son posibles y hay que estar alerta de que sean para mejorar, no para empeorar.   

domingo, noviembre 09, 2014

Hacía nuevas formas de justicia

La evolución de las sociedades debía estar llevándonos a nuevas formas de concebir la justicia. En Venezuela en los últimos años se pasó en el procedimiento penal de un sistema inquisitivo a un sistema acusatorio, estableciendo la oralidad, la participación ciudadana y la presunción de inocencia en los  los procesos judiciales;  sin embargo los resultados no han sido los esperados y es común escuchar a funcionarios policiales e incluso a miembros del sistema judicial decir que el país no estaba preparado para estos  cambios que no han llegado ni por azar ni por moda, sino porque el Estado Venezolano ha sido firmante de una serie de tratados internacionales relativos a los derechos humanos que forzosamente hacen que la administración de justicia se adecue a una serie de principios que puedan garantizar el estado de derecho y debido proceso.

Pero los índices de delincuencia lejos de disminuir han crecido y se escuchan opiniones que hablan de un régimen de impunidad en el cual sólo un pequeño porcentaje de los delitos son procesados y obviamente el Estado no ofrece suficientes garantías a las víctimas de que el daño ocasionado pueda ser resarcido y buena parte de los delitos quedan impunes. En los casos civiles, tampoco se ha avanzado suficientemente a pesar de haberse hecho reformas a la Ley procesal pasando de un rígido sistema escrito a uno más flexible en el cual se toman en cuenta los principios de la oralidad, la inmediación, la sana critica  y la economía procesal para dar mayor agilidad a la justicia, pero lo tribunales colapsan por la cantidad de causas que son sometidas a juicio. 

En resumidas cuentas la justicia es inoperante o en el mejor de los casos excesivamente lenta. La participación de la comunidad en la administración de justicia tampoco ha podido abrirse paso; el Código Orgánico Procesal Penal debió reformarse para eliminar los escabinos porque los ciudadanos se negaban a participar en los juicios por temor a represalias de los enjuiciados y de las víctimas, la justicia de paz prevista dentro del esquema de un nuevo Estado con base en la participación de la comunidad sigue siendo una quimera igual que las oficinas de mediación y de arbitraje como instancias independientes capaces de resolver los problemas vecinales y controversias mercantiles.

Pero mientras esto ocurre en nuestro país,  en otros países la justicia está tomando una nueva ruta y se están comenzando a instaurar formas alternativas de administrarla en las que no sólo se busca cambiar los procesos sino que se revisa el concepto mismo de la justicia y se va al fondo de los problemas que llevan al delito mirando aspectos como la reparación del daño causado a las víctimas en lo que ha venido llamándose justicia restaurativa, una forma de enfrentar al delito en la que participan todas las partes involucradas, es decir los victimarios, las víctimas, la comunidad y el Estado buscando las causas del delito y la forma de reparar el daño causado antes que imponer penas echando mano de los tabuladores  contenidos en las leyes y los códigos que se basan en una concepción abstracta del delito para tipificarlo y establecer determinadas penas.

El el campo civil los medios alternativos de resolución de conflictos también han tomado auge en otros países, mientras en el nuestro apenas se ven tímidas incursiones en algunos campos muy marginales, tales como en la educación, en el campo laboral  o en materia de familia o violencia de género, pero en la mayoría de los casos no se llegan a producir sentencias dotadas de coercibilidad, es decir que sean ejecutables sino sino simples exhortos o recomendaciones. En todo caso estas nuevas  formas de administrar justicia no están pensados aún como un sustituto de la justicia tradicional sino como una alternativa a esta en casos muy específicos. 

Países como Nueva Zelanda, Australia y Canadá han hecho grandes avances en este sentido, mientras en Estados Unidos, Inglaterra, España  y otros países de la Unión Europea también hay experiencias interesantes, el Colombia en comunidades indígenas se ha avanzado también en este sentido y en Venezuela es conocido el  Proyecto Alcatraz una  iniciativa de la empresa privada que diseñó todo un programa de justicia restaurativa que hoy día sirve de modelo en el mundo entero.

Pero en definitiva el mundo avanza hacia una nueva forma de justicia, más civilizada, menos autoritaria,  más racional  y más acorde con los derechos humanos, es por ello que se requiere formar ciudadanos conscientes de sus deberes y sus derechos, capaces de resolver los problemas en forma pacífica, tomando en cuenta el equilibro que debe existir en la interacción social. Estas nuevas formas de justicia se desarrollan en el entendido de que la justicia no tiene por finalidad el castigo, sino el resarcimiento de los daños causados a las víctimas y la rehabilitación y reinserción de los victimarios a la sociedad. Dentó de este esquema  debe pensarse también la  justicia transiciónal, propia de las sociedades en las que el cambio forma parte de su entorno y en las que los viejos modelos políticos son sustituidos por otros haciendo  necesario juzgar de alguna manera a quienes en uso del poder ocasionaron daños a otras personas o a la sociedad en su conjunto.