sábado, abril 12, 2014

El diálogo como recurso.

Los procesos revolucionarios del siglo XX no fueron ajenos a la propaganda, de hecho las campañas de ideologización se basaron en estrategias de divulgación de los conceptos básicos del socialismo y del comunismo. De hecho el comunismo debió des lastrares del peso de ser  visto por muchos como una secta atea y una fuerza violenta que trataba  de imponer sus ideas en el mundo entero para cambiar a la humanidad.

 Así los países comunistas siguiendo los lineamientos de la revolución soviética y la revolución China diseñaron una estrategia publicitaria que utilizó diversos medios y que basó su campaña en dos elementos básicos y en un elemento complejo constituido por la conjunción de los dos primeros: el miedo y la simpatía veamos:
 1)  El miedo fue  base al cual sobre la cual se construyó  la imagen de un ser revolucionario rudo, capaz de utilizar la fuerza para defender sus ideas, de allí las barbas, las botas, el fusil al hombro, las motos de los miembros de los colectivos, el lenguaje agresivo y vulgar de Lina
2) La. Simpatía, basada en el ideal de lucha: el fin último de la revolución es construir una sociedad de justicia e igualdad.
3) el binomio miedo-simpatía: esa dos fuerzas aparentemente contradictorias que inducen a mucha  gente a respaldar el discurso socialista en función de colocarse del lado más fuerte (miedo) y del que tiene los ideales más altos (simpatía) Hay una base filosófica que legítima el uso latente de la fuerza como posible medio para repeler las manifestaciones contra revolucionarias que de acuerdo a la teoría del materialismo histórico necesariamente que darse al responder las fuerzas sociales a la ley de acción-reacción heredada de la física.


Existe una teoría de un brasileño de tendencia de derecha extrema, Plinio Correa,  que habla  de que en el momento de analizar la propaganda socialista se puede identificar que en el discurso surgen una serie de palabras inadvertidas que son verdaderos talismanes del proceso de ideologización  que se induce en las personas, algunas de esas palabras son utilizadas en sentido negativo para lograr sentimientos adversos contra el enemigo, son por ejemplo las palabras corrupción, traición, egoísmo, explotación, imperialismo,  etc. Pero además hay otras palabras a las que se les da un sentido positivo como diálogo, entendimiento, justicia, igualdad, libertad, fraternidad, patriotismo etc. Ambas categorías de palabras son tomadas de forma tal que permitan una flexibilidad suficiente para incluirlas de forma tal que le al discurso el sentido de respaldo que se busca hacia el proyecto revolucionario, es por eso que son talismanes que producen un impacto capaz de transformar la ideología de las personas y es por ello que son repetidas hasta la saciedad en el discurso,
  

Aparece entonces el diálogo en el discurso. El diálogo es visto como una palabra-talismán que tiene además la particularidad de ser un término flexible, una especie de proceso de sanción social que lleva a la solución de todos los conflictos y que se utiliza cuando el antagonismo lleva a límites que ponen en peligro los procesos de cambio. El diálogo puede ser utilizado simplemente para generar una discusión, que se diferencia del diálogo porque su fin es demostrar que existen diversas posiciones y tendencias, mientras que el diálogo en el mejor sentido es una forma de buscar una síntesis en las ideas para construir un ideal común. En otras palabras el diálogo  un medio de reconciliación y reencuentro, mientras la discusión es todo lo contrario. El sentido de diálogo como palabra talismán dentro de la propaganda revolucionaria sería para Correa  simplemente un concepto flexibilizado del término para lleva a ser sinónimo concepto de discusión, por ende tiende a diferenciar posiciones para determinar la existencia de conflictos.

Dentro de la flexibilización del concepto de diálogo como palabra talismán van a aparecer las,palabras paz, democracia y coexistencia;  razón por la cual la luz de la palabra diálogo no va a está implícita en sí misma sino que responde a una ilusión creada en el discurso. En el caso específico del proceso de diálogo iniciado en Venezuela estamos  frente a una estrategia de propaganda para frenar la reacción al proceso revolucionario que se encuentra en un estado crítico por la manifestación de de elementos que lo enrarecen y lo ponen en peligro y su finalidad no es otra que determinar la existencia de posiciones antagónicas, no para renunciar a principios o buscar terceras vías que desvirtúen el proceso histórico del país. 

miércoles, abril 09, 2014

Uno más uno igual tres

El sitio era una especie de zaguán  oscuro, allí estaban los dos con sus caballetes. Eran idénticos, realmente no tenían mucha gracia, era como si fueran parte de la oscuridad del zaguán, un de ellos con un lápiz en la mano dibujaba con increíble facilidad los trazos para construir un exuberante paisaje, pero el paisaje no tenía color, entonces pasaba el lienzo a su hermano, allí dejaban de ser iguales los gemelos, pues el otro hermano si podía hacer lo que el otro era incapaz, le ponía colores brillantes a los paisajes y  era tal la luz que plasmaba en los cuadros que el zaguán se iluminaba,

El gemelo que dibujaba los primeros trazos de los cuadros sentía la frustración de no poder darles luz y Color y el otro pensaba que nunca podría hacer dibujos tan hermosos como los de su hermano. Sus obras no serían nada si ellos no fueran dos y su cada uno no tuviese una especial destreza. La genialidad de cada uno no era completa, eso generaba en cada uno de los dos la angustia de no poder tener al otro en un determinado momento.

Esa complementariedad de  los dos gemelos producía en ellos sentimientos encontrados, la alegría del dibujante de poder proporcionar a su hermano las siluetas sobre las cuales poner color a los lienzos y darle luz al zaguán y la alegría del pintor de poder hacer su luminoso acto de  magia, pero también producía en cada uno de ellos  el temor de ambos de vivir en la oscuridad del zaguán, lo que no era otra cosa que el temor de perder a su hermano y con el la posibilidad de dar vida a sus obras de arte.  

lunes, marzo 31, 2014

San Cristóbal

Hoy San Cristóbal cumple 453 años y es la ciudad que más amo, aquí vivo, aquí trabajo, aquí nacieron mis hijos, aquí están mis amigos, mi amada esposa, los restos de mis padres y como diría Don Chucho Corrales, mis sueños y mis ilusiones.

En estos días aciagos hemos pensado y hasta hablado de la posibilidad de irnos a otro lugar, pero la decisión unánime de la familia ha sido quedarnos y luchar por lo que amamos. No hay situación ni poder que pueda contra el amor a esta tierra y a sus gentes, quizá ese sentimiento compartido por muchos es lo que nos ha hecho aguerridos.

Hoy estoy cargado con las fuerzas de mi alma, con la energía de un pueblo levantado en su defensa, hoy que estamos quizá un día después del día más duro de la historia reciente, el día que vestidos de verde y con sus botas opresoras los soldados se llevaron un tanque color de rosa, que siendo un tanque de guerra fue símbolo  de la paz y  se llevaron un container que estaba lleno de ilusiones, pero no pudieron llevarse las ilusiones. Hoy le digo a mi ciudad: vendrán  otros cumpleaños y serán felices ¡VIVA SAN CRISTÓBAL!

miércoles, marzo 26, 2014

Un día más.

El día de hoy ha sido unos de los más fuertes en los últimos días. Desde la madrugada comenzaron las explosiones y los ruidos de las motos y las tanquetas antimotines pasando por las cercanías de nuestra residencia. Como a las siete y media comenzó a sonar una sirena de aquellas que se escuchan en las películas de guerra, en un principio creímos que sería por un tiempo corto, pero esto duró casi hasta las diez de la mañana. Poco a poco los nervios de todos se fueron alterando, Juan Cristóbal caminaba de un lado a otro, Mariangel no se hallaba, yo no conseguía concentrarme en el trabajo de la tesis  que estoy realizando para la especialización en derechos humanos que estoy haciendo, ironías de la vida, estudiando derechos humanos en medio de esta crisis.

Como a las diez y media mi esposa me dijo que iría a buscar a nuestra hija a casa de mi suegra, normalmente en un día de mucho tráfico eso toma como diez minutos, que normalmente se extienden a una hora con el cafécito, el saludo, la conversa familiar y el regreso. María Camila, nuestra hija se había quedado a dormir antes de ayer donde su abuela porque mi cuñada estaba celebrando el cumpleaños y en las tardes el paso se vuelve imposible por las barricadas, pero el martes no abrieron paso en protesta por la detención del alcalde de la ciudad, así que debió prolongar su estadía un día más. Llegar a la casa de mi suegra nos tomó hasta las doce del día, conversamos como quince minutos y nos dispusimos a regresar.

El regreso fue un poco más suave, conseguimos menos tráfico e incluso pudimos poner gasolina, un Bolívar con cincuenta poco más de quince litros menos de 0,017 dólares y si  lo que equivaldría a 5 centavos de dólar el galón, irrisorio ¿verdad? En En Estados Unidos cuesta setenta veces más. Después de abastecer el combustible nos dirigimos a casa por la vía de la nueva sede de la Universidad Católica, pasamos por un lado del barrio Colón, allí, aunque afortunadamente no los vimos, un grupo de motorizados disparaba a las residencias e ingresaron a un edificio y lograron detener a dos estudiantes. Eran como las dos de la tarde cuando llegamos de regreso a casa, los vecinos estaban alarmados, habían estado oyendo disparos y sirenas. Como siempre nos protegió la Providencia.

Más tarde me dirigí a Peribeca, la autopista, que normalmente tiene mucho tráfico, estaba totalmente despejada. Di una vuelta en nuestra pequeña granja, traje algo de rúgula que ya comienzan a pedir nuestros clientes y unas flores para la casa. En el camio de regreso vimos a un grupo de manifestantes con una bandera gigante y banderas y pancartas en medio de la autopista, parecía que se disponían a trancar el paso, unos  metros más adelante vimos un comboy de la Guardia Nacional dirigiéndose en dirección a la protesta, creo que pasamos justo a tiempo. Ahora me estoy tomando un jugo y esperando ver que nos traerá la noche.

domingo, marzo 23, 2014

En San Cristóbal todos los días son martes.

Como en Macondo, en San Cristóbal en los últimos dos meses todos los días han sido martes, si martes porque no volvieron a haber domingos para salir a pasear con la familia, o lunes para ir con la resaca al trabajo, tampoco viernes con la alegría del fin de semana. Sólo martes, martes porque su nombre hace honor al dios de la guerra, martes porque es el día más desacreditado de los días, aquel día en el que es prohibido casarse o embarcar y de la casa apartarse. Es que aquí desde hace dos meses todos los días son iguales, en las noches explosiones, en el día silencio o sirenas de ambulancia, una sangrienta monotonía que nos ha quitado los miércoles y los jueves, los lunes, los sábados y también los domingos. 

Antes decíamos que cada semana tiene su martes, el día aciago de las supersticiones, el día en que nadie se atreve a urdir nada, ni las telas en los telares, ni las trampas en las calles, porque el martes ha sido sentenciado como el día de la suerte incierta, el día de las desgracias, las catástrofes y de las batallas sangrientas. Por todo eso hoy es martes y todos los días son martes en esta ciudad amada que hoy está  en pie de guerra.  Esperamos que algún día el tiempo continué y veamos un miércoles y un jueves y volvamos a tener fines de semana y decir con pesadumbre que maña es lunes. Pero sigue siendo martes. 

martes, marzo 18, 2014

El manejo de los medios en la crisis de Venezuela.

La visita del periodista de CCNN en español Fernando del Rincón el pasado viernes a la ciudad de San Cristóbal en medio de las protestas causó un revuelo que nunca se había visto en la ciudad, ni las visitas del fallecido presidente Chávez y mucho menos los actos de los candidatos oficialistas o de la oposición causaron tanto furor ¿la razón? Me atrevería a decir que es el estado de alienación de la población que ha interpretado que el periodista es una especie demesias enviado por uno de los grupos comunicacionales más importantes del planeta para constatar y transmitir al mundo de habla hispana de qué se trata la lucha de los tachirenses.

Hay dos factores que potencian la reacción; uno es el tratamiento que el canal de Atlanta da a la noticia, que no es otro que el de un espectáculo informativo, que da cabida a la opinión de los televidentes a través de las redes sociales y que presenta la noticia, al mejor estilo de los tabloides en forma sintetizada, con apoyo de imágenes espectaculares y entrevistas en vivo a los protagonistas, convirtiendo al presentador en una espacie de superhéroe capaz de penetrar a cualquier sitio para conseguir la noticia; por otra parte está el tratamiento que el gobierno de Venezuela ha dado a la información oficial, convirtiéndola también en un espectáculo lleno de elementos propagandísticos, forzando a los medios a trasmitir en cadena y usando todo tipo de adjetivos para calificar a los adversarios. Del Rincón no se salvó de los ataques del Presidente en cadena nacional, lo que le dio mayor impacto a su presencia en San Cristóbal. 

Estamos en presencia de fenómenos comunicacionales quizá nunca antes vistos en la magnitud que se están dando, por un lado el fanatismo generado por las tácticas goebbelianas utilizadas por el Estado durante los últimos años a través del aparato comunicacional y por otro lado el consumismo exacerbado a través de los medios privados que han convertido a la noticia en un producto de consumo utilizando las estrategias de mercadeo propias del capitalismo, en las que las protestas del Táchira se venden como un refresco de cola o como una cadena de hamburguesas. 

¿Qué podemos hacer ante eso? Muy poco si no tenemos conciencia del problema. Habrá quien defienda a uno u otro bando aduciendo la libertad de expresión o el derecho a una información veraz y objetiva, ambas vistas desde el ángulo que más convenga. En ambos casos estamos llegando al extremo de las películas de ciencia ficción de los años ochenta que presentaban al mundo dominado por mentes malignas que dominaban las masas utilizando los medios de comunicación para lavar el cerebro de las personas y crear patrones de comportamiento colectivo para sustentar a un tirano,   

jueves, marzo 13, 2014

Me duele San Cristóbal.

La ciudad de San Cristóbal está enclavada en un hermoso valle al que los españoles llamaron el primero el Valle de las Auyamas y luego el Valle de Santiago, es un paraje que  se hace querer, no en vano se le llama la ciudad de la cordialidad, los andinos son todo corazón dice el himno no oficial de la ciudad Brisas del Torbes, pero detrás de esas cualidades está también una gran fuerza de decisión, una capacidad de organización que ha llevado a los sancristobalenses a organizar grandes eventos, para todo se organiza una caravana y se elige una reina, grandes eventos deportivos y artísticos se organizan todos los años, el equipo de fútbol ha sido varias veces campeón y las ferias son las mejores de Venezuela. 

Pero hoy me duele la ciudad, los andinos en general tienen fama de ser gente brava, conservadora, pero amante de la libertad y así lo han manifestado en los últimos días, pero la ciudad amable de otros tiempos, que ya venía descomponiendo por el exceso de tráfico vehicular y las complicaciones propias de la modernidad y la falta de un gobierno capaz de poner disciplina en la vida ciudadana, el contrabando y la escasez de productos de primera necesidad, esto hizo que hace un mes la indignación se apoderará de la gente y por una causa que no viene al efecto analizar se disparó la protesta y la gente tomó las calles, haciendo barricadas, quemando basura, interrumpiendo el tránsito normal y cerrando vías. 

El gobierno reaccionó y comenzó la represión a través de una campaña militar que contó con el apoyo de aviones Sukhoi,  tanquetas, al principio sólo la Policía y la Guardia, esperaban amedrentar a los manifestantes, pero se olvidaron de los genes guerreros de la gente, que al sentirse agredida actuó con mayor contundencia, luego vinieron los colectivos de civiles afectos al gobierno, armados con armas de fuego apoyados por las fuerzas oficiales, ha habido muertos, han incendiado edificios, han destruido semáforos, han tumbado vallas publicitarias, postes y árboles. 

Duele recorrer las calles de San Cristóbal después de un mes de protestas, el oficialismo no cede y la oposición tampoco, no se ve una salida civilizada a las controversias. En el fondo hay un grave problema ideológico, la izquierda radicalizada enfrentada a grupos que quieren conservar el sistema que con fundamento en el capitalismo se instauró en el país durante más de un siglo y que comenzó a derrumbarse por la incapacidad de los dirigentes de satisfacer las necesidades sociales.

Lo más triste de la situación es que no parece existir una solución a los problemas de la población. No hay una propuesta seria de solución a los problemas de la población, el gobierno sigue con la,defensa a ultranza de su proyecto, la oposición cuestiona su efectividad y la concentración del poder en unas solas manos. Mientras tanto se produce un diálogo de sordos, con balas, gases lacrimógenos, piedras, palos y bombas molotov, la gente sigue muriendo, la  ciudad cada vez más destruida y el aparato productivo paralizado.