jueves, junio 02, 2005

HELLO LENIN

Hace unos días tuve la oportunidad de ver en un canal de cable Adios Lenin (Good Bye Lenin) película del alemán Wolfgang Becker . El film, escribiría un crítico*, "es una sátira satánica de cómo, por cariño filial, es posible que Alex invente, alrededor de Christiane, una mentira política que personalmente le repugna. Recluta niños pioneros y les hace ponerse apolillados uniformes para cantarle a la convaleciente desafinados himnos marxistas de tropas obsoletas. Se afana en conseguirle conservas intragables que ya no se venden en las tiendas. Así mantiene viva a Christiane, a base de nostalgia por la miseria. Con la indignación de su hermana, que ahora trabaja en un Burger King y debe disfrazarse con ropa vieja para no desencantar a la fanática." El aríticulo que cito comparaba la situación con lo que podría ocurrir en cuba tras la caida de Fidel Castro mientras que yo pensaba que, si las cosas siguen como van, en nuestro país podría darse la misma historia pero en sentido contrario. Algún conciudadano nuestro podría caer en coma y despertarse un dia en un país con un régimen marxista-leninista. Hace seis años era inconcebible ver al presidente de Venezuela abrazado de Fidel Castro declarándole su amor hacia la revolución cubana.Cuando preguntábamos de que se trataba la revolución bolivariana, se nos decía que simplemente poner en practica el pensamiento del libertador, que se trataba de una revolución pacífica, hecha dentro del marco democrático. Los enemigos de la revolución estaban personificados en lo que se dio por llamar "las cúpulas podridas del punto fijismo", es decir los jefes de los partidos que gobernaron en la última mitad del siglo xx. Luego se habló de una clase que quería adueñarse del poder a través del "golpismo" en "conchupancia" con la tecnocracia petrolera heredada de la cuarta república. Ahora se nos habla del imperialismo yanqui, de las clases poderosas, de los excluidos y de los oprimidos y se nos dice que el modelo capitalista está desgastado y que hay que ir hacia el socialismo del siglo XXI. Mientras en el sur del continente y en Europa los partidos socialistas ejercen el poder dentro de las normas de la convivencia democrática, sin inventar guerras asimétricas o magnicidios planificados por la CIA, la revolución, para quienes no han querido verlo aún, avanza por el viejo camino que dejó la Alemania de Christiane. El método escogido por sus dirigentes ha sido distinto al de las insurrecciones que llevaron al poder a los Bolcheviques en Rusia o la lucha Armada de Fidel, pero por lo que se avizora la meta es la misma: El comunismo.

*RENE JORDAN
Crítico de cine/El Nuevo Herald/abril 02/2004

Posted by Hello

2 comentarios:

Reindertot dijo...

Sin duda, no has descubierto nada nuevo. So, te unes o te vas pal norte?

Por que no hay pa donde, menos mal.

José Luis Restrepo dijo...

Nunca me he planteado irme del país. ¿Unirme a qué?