miércoles, abril 20, 2005

UNA OLLA LLAMADA AMERICA DEL SUR

No es propaganda de un partido político. Tampoco es obra de Fidel Castro o de Hugo Chávez Frías. La realidad es que nuestro continente vive una de las crisis más profundas que la historia reciente recuerda. En el momento de escribir esta nota Lucio Gutiérrez ha perdido el poder en Ecuador en una jornada que recuerda de cierta forma el 11 de abril de 2002 en Venezuela. En Ecuador la agitación sigue vigente mientras los movimientos indigenistas cobran fuerza. En Brasil un presidente socialista pierde popularidad mientras los sin tierra toman fuerza, en Argentina ocurre lo propio con los piqueteros, en Colombia se arrecian las acciones de la guerrilla en el marco del Plan Colombia, Uruguay estreno hace poco un flamante presidente de izquierda, Chile aun recuerda la dictadura de Pinochet que dio al traste con el gobierno socialista de Allende hace cuatro décadas y su presidente pertenece al mismo partido del este. En Perú cada vez pierde más popularidad el presidente Toledo quien sustituyó a Fujimori, un derechista que acabó con la institucionalidad de su país y aquí en Venezuela tenemos desde hace más de seis años un gobierno que se dice revolucionario y que recientemente se declaró socialista.
La pregunta sería ¿Qué esta pasando? ¿Cual es el origen de todos estos hechos?.
La pobreza crece día a día, la sociedad de consumo también, estos dos elementos combinados no pueden generar otra cosa distinta a la corrupción y este tercer factor aunado a los dos anteriores genera rabia en los sectores excluidos de la economía formal, que dicho sea de paso son más cada día. La rabia y la impotencia frente al poder impenetrable de una institucionalidad corrupta, lo único que puede generar es violencia. Los partidos tradicionales y los nuevos partidos surgidos en procesos como los de a Fujimori y Chávez pasan a ser dentro del proceso social una esperanza en un momento dado, pero al no poder solucionar los problemas de la población y al caer sus dirigentes en escándalos de corrupción generar frustración y nuevamente rabia. Fujimori pudo haber manejado su proceso de otra manera, pero como se dice una sola golondrina no hace verano, así que volvió a caer en el mismo camino de sus antecesores. Chávez no ha sido capaz de bajar los índices de pobreza; Sin embargo, aun sigue siendo una esperanza para los sectores mas pobres de la sociedad. Alguien dijo por allí que no solo de pan vive el hombre, pero también se ha dicho que amor con hambre no dura. Muchos apuestan al fracaso del proyecto de Chávez, otros piensan que el tiempo ya se le ha agotado, otros que si bien fue en un momento dado la luz en el túnel, ahora se ha desviado. Desafortunadamente parece que estaremos en la misma olla de los demás países Suramericanos cuando esta explote definitivamente.

Visite también LA SOMBRA DEL PINO LASO

2 comentarios:

Alex dijo...

una observacion, lo de allende no fue hace 40 años y ricardo lagos puede ser del partido socialista pero nada mas de derecha que esu gobierno no puede ser.
cual es el problema que gobierne la izquierda? acaso no puede ? por eso hay crisis? o sea no tienen derecho a gobernar, verdad?

José Luis Restrepo dijo...

Tienes razón Allende gobernó hace 35 años en 1973 si la memoria no me falla. Los gobiernos de izquierda no son causa de la crisis de Sur America, mas bien son consecuencia de esta. Tienen todo el derecho a gobernar, lo que sucede es que hasta ahora no han podido resolver los problemas que han generado la crisis. Por eso la Olla puede estallar. Gracias por tu visita y por tus comentarios.