viernes, septiembre 07, 2007

El Socialismo del Siglo XXI, Hugo Chávez y Heinz Dieterich

Interesante, por decir lo menos, resulta la lectura del libro Hugo Chávez y el Socialismo del Siglo XXI DE Heinz Dieterich, la obra que trata de dar un fundamento doctrinario a la Revolución Bolivariana que a partir del 27 de febrero se declaro socialista.

Dieterich parte de la base de varios supuestos para hacer un análisis científico basado en la dialéctica del materialismo histórico. EL primerO es que la sociedad como elemento integrante de la realidad es una entidad material que se encuentra en constante evolución y esa evolución puede ser gradual o producida mediante un salto quántico, que es equiparable a procesos revolucionarios, tales como el surgimiento del cristianismo, la caída del feudalismo, la revolución francesa, los procesos de independencia al America y los experimentos socialistas del siglo XX. Todos estos eventos históricos dejaron una huella en la humanidad, auque no necesariamente cumplieron con los objetivos que se habían trazado originalmente.

La teoría marxista es tomada por Dieterich como base para determinar el rumbo que ha de seguir la humanidad en la era postcapitalista. El autor parte de la premisa que el capitalismo como sistema económico es un fracaso, pues no cumple el objetivo satisfacer las necesidades del colectivo y en su lugar ha generado la concentración de riqueza en unas pocas manos y consecuencialmente el crecimiento sistemático de la pobreza.


 Debemos interpretar entonces que la sociedad humana debe avanzar hacia un sistema económico mas justo en el cual la distribución de la riqueza sea mas equitativa, ese sistema no puede ser otro que el socialismo, pero no el socialismo concebido como en los experimentos de el siglo XX, sino como un nuevo socialismo que está por ser inventado.

Lo anterior resultaría ser casi una broma si Dieterich cuando habla de sicialismo del Siglo XXI no estuviese refiriéndose al nuevo experimento socialista que se está gestando en América Latina, específicamente en Venezuela. Ese sistema que según Dieterich está naciendo siguiendo la estrofa del poema que evoca al caminante dicieno que no hay camino, sino que se hace camino al andar, deberá dar origen a una sociedad mas justa tomando como base las ideas de Cristo, Simón Bolivar y Simón Rodríguez, todo en el marco de las teorías de la lucha de clases y los preceptos del Manifiesto Comunista aplicado en la era de la revolución cibernética y decodificación del genoma humano.

En canto a la revolución soviética, Dieterich señala que inició su ocaso después de la muerte de Lenin y perdió definitivamente su rumbo con Stalin y sus sucesores no supieron retomar el rumbo. Este fracaso trajo como consecuencia el retorno de la opresión y el establecimiento de una nueva tiranía sustentada en la demagogia y en la falsa promesa de la construcción de una sociedad mas justa.

Hugo Chávez, para el autor, es el responsable de la rehabilitación de la idea de una revolución mundial basada en las teorías del materialismo histórico, ya que este pidió inventar el socialismo del siglo XXI con fundamento  en el cristianismo, el marxismo leninismo y el bolivarianismo.

Cristo propuso en su tiempo una sociedad basada en el amor en la cual lo económico pasaba a un segundo plano y aunque sus ideas se propagaron en todo el orbe, es un hecho que aún hoy las desigualdades económicas y la injusticia han persistido bajo la mirada cómplice de las iglesias cristianas que han apoyado durante dos milanos de historia a los factores de poder que han hecho lo posible por mantener el status quo.

Bolivar hizo suyas las ideas de la revolución francesa que se gestó bajo la consigna libertad, fraternidad e igualdad y aunque esos principios han sido acogidos en muchas legislaciones cabe preguntarse si no siguen siendo simples condignas.

La independencia de nuestros países, por otra parte, aunque materializó la separación de estos de los centros de poder de Europa, después de doscientos años no ha logró cambiar inmediatamente las estructuras sociales existentes para la época y los avances que se dieron con posterioridad se produjeron antes incluso en los países de los cuales nos independizamos.


 La dependencia económica de nuestros países de los centros de poder originarios o de otros que surgieron luego no se ha materializado tampoco. Vale destacar que la excepción de la regla está dada por el rumbo histórico tomado por los Estados Unidos y seria procedente que el autor estudiase las causas de este fenómeno.

Seria injusto decir que todos los procesos históricos que hemos señalado no han dejado una honda huella en la humanidad y que los principios que los impulsaron no han encontrado acomodo en el orden que se ha ido construyendo a medida que  ha evolucionado la civilización global.

Lo que se hace necesario es preguntarnos cuales son los principios que sustentan al socialismo del siglo XXI y qué lo hace diferente de los experimentos del siglo XX. La respuesta a esas dos preguntas no han sido dadas, obviamente debemos reconocer que el proceso que encabeza Chávez ha surgido por la vía democrática y ha permitido en cierto grado la disidencia, pero desafortunadamente a medida que avanza tiende a parecerse mas a los regímenes que fracasaron el siglo pasado.

2 comentarios:

ZHP dijo...

Nice site! Greetings from Mexico! :)

parapiti pora dijo...

PARAGUAY:
OPORTUNISMO DEL SIGLO XXI

(Luis Agüero Wagner)

Ante el insólito espectáculo en la política paraguaya de falsos izquierdistas, revolucionarios financiados por la CIA, colorados, liberales, oviedistas, febreristas, comunistas y luguistas independientes luchando con fiereza por embanderarse con el “socialismo del siglo XXI”, vale preguntarse: ¿En qué consiste y qué misteriosas razones estimulan las súbitas e incondicionales adhesiones a esta nueva ideología?
Esta corriente ya ha producido el milagro de que el Partido Colorado, eterno socio menor del imperialismo yanqui-brasilero y puntal de las dictaduras neo-nazis y anti-izquierdistas de Higinio Morínigo en adelante, dé un dramático vuelco hacia el “socialismo humanista” en su última Convención.
Martín Chiola, quien anteriormente recorría las unidades militares para arengar a los cimeforistas en contra de la amenaza bolchevique y el castrismo, hoy parece dispuesto a reemplazar todos los retratos con Stroessner que coleccionó en el transcurso del tiempo, por su foto junto al líder revolucionario cubano Fidel Castro. Y todo eso por obra y gracia del socialismo del siglo XXI, ni más ni menos.
Mientras los furiosos guevaristas del PMas se muestran tibios y vacilantes con respecto a temas vidriosos como Hugo Chávez o Evo Morales, temerosos de perder el apoyo de la prensa subsidiaria de la CIA y de la USAID, o los dólares de las ONGs fantasmas que desvían hacia el electoralismo, el oficialismo colorado ovaciona a su líder tocado con una boina roja al estilo de los paracaidistas de aquella ribera del Arauco, denosta en la misma ONU contra las políticas del imperio con más virulencia que el canciller cubano Pérez Roque y pellizca al mismo tiempo dólares a Taiwán sólo para demostrar que nadie es perfecto en la vida.
La adhesión al socialismo del siglo XXI cautiva incluso a los propagandistas de George W. Bush como Ricardo Canese, quien ha llegado a defender en sus artículos la iniciativa reciente del campeón mundial del antiterrorismo de convertir los alimentos en combustible-aún a riesgo de incrementar el peligro de una hambruna mundial masiva, sin por ello dejar de ser un socialista del siglo XXI a carta cabal. Después de todo, no hay nada incoherente en ser un zurdo convencido y promocionar las ideas de un personaje con tales niveles de inconciencia como para amenazar a la humanidad con una Tercera Guerra Mundial, que esta vez sería con armas atómicas.
El Socialismo del siglo XXI es tan carismático que hasta Alfredo Jaeggli ensaya su mejor sonrisa para minimizar los límites ideológicos que separan a éste del liberalismo de Locke, Smith y Friedman, e incluso visita al embajador cubano para solicitarle becas. Carlos Mateo Balmelli y su pequeño saltamontes Blas Llano, se muestran dispuestos a vestirse con la camiseta del Che Guevara, emulando a su correligionaria Elba Recalde si es necesario, para no importunar a los adherentes de tan magnética corriente de pensamiento.
Federico Franco se fotografía tomado de la mano con Camilo Soares, agitando una bandera roja con el rostro del Che, mientras caen las serpentinas sobre ambos y el público vibra haciendo hurras al socialismo del siglo XXI, una ideología capaz de unir por la misma causa a Sharon y Arafat, a Joseph Ratzinger y Leonardo Boff.
Todo es paz y amor gracias a la utopía que acabó con la historia en forma más expeditiva que el libro de Fukujama, con el sencillo recurso de la billetera petrolera. Si me permiten la pregunta, ¿No sería más acertado el denominativo de “oportunismo del siglo XXI”?
APÉNDICE:

LOS FINANCISTAS E IMPULSORES DE FERNANDO LUGO: GRANDES ESTAFADORES DE LA IZQUIERDA LATINOAMERICANA
Los monaguillos a sueldo del imperio que cercaron al obispo Fernando Lugo, a pesar de lo que la prensa maccartista heredada de Stroessner se esfuerza en hacer creer, en realidad son viejos agentes del imperialismo norteamericano. Se cuentan entre ellos:
* Guillermina Kanonikoff y Raul Monte Domecq, financistas de Lugo. Reciben dólares de USAID a través de la ONG fantasma Gestión Local.*Camilo Soares, agente de la NED, referente de la Casa de la Juventud, beneficiaria de Dólares de la IAF.
*PMAS: partido surgido gracias a la acumulación de dólares del grupo anterior, recibió en el 2004 127.000 dólares de IAF, institución manejada por George W. Bush.
*Ricardo Canese, dirigente de Tekojoja. Propagandista de los planes de biocombustibles de George W. Bush.
*Aldo Zucolillo, ex propagandista del dictador Stroessner, mecenas del centro de detención y torturas de la dictadura paraguaya y alabardero del genocida Jorge Rafael Videla, hoy entusiasta impulsor de la candidatura de Fernando Lugo.
*Julio Benegas, empleado de Zucolillo en su diario ABC color, signatario de acuerdos con AFL-CIO, reputado peón de los fraudes imperialistas.

De acuerdo al informe de actividades de las aludidas agencias norteamericanas y los planes para el nuevo siglo pueden encontrarse los siguientes datos sobre estos puntales del luguismo:

GESTION LOCAL (Raúl Monte Domecq y Guillermina Kanonnikoff). Recibe fondos de USAID “para la publicación de material didáctico para comisiones vecinales”.

CASA DE LA JUVENTUD-PARAGUAY- PARTIDO MOVIMIENTO AL SOCIALISMO. En el 2004 la Casa de la Juventud recibió 127.000 dólares, por dos años, que “proporcionará apoyo institucional, educativo y técnico a organizaciones para jóvenes. La donación de la IAF apoyará la participación de los jóvenes en audiencias públicas, fortalecerá sus destrezas para la búsqueda del consenso y financiará el diseño de campañas públicas de información y el otorgamiento de pequeñas donaciones a jóvenes paraguayos de aproximadamente 10 localidades. “La Casa” espera beneficiar a cerca de 4.200 jóvenes de vecindarios de bajos ingresos”. Sus referentes principales son Rocío Casco y Karina Rodríguez. (Nota: Camilo Soares, vinculado a la Casa de la Juventud, y Richard Ferreira, del Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), asistieron a la Segunda Asamblea del Movimiento Mundial por la Democracia, organizada por la National Endowment for Democracy, realizada en la ciudad de São Paulo, Brasil, del 12 al 15 de noviembre del año 2000. World Movement for Democracy - Second Assembly Report- Fuente: http://www.wmd.org/second_assembly/participants.html)

También vale acotar que Camilo Soares fue integrante de la agrupación Patria Libre, vinculada por los organismos represivos a varios secuestros , sin haber sufrido jamás persecución, hecho que ha generado suspicacias entre los integrantes de PPL refugiados en el exterior o detenidos en cárceles de Paraguay.


FREEDOM HOUSE. (Casa de la Libertad) fue fundada en 1941, “para consolidar las instituciones libres en el país y en el extranjero”. Actualmente cuenta con 4.000 miembros. La Casa de la libertad ha recibido y recibe financiamiento del gobierno de los EEUU a través de la National Endowment for Democracy (NED). Este fondo se canaliza a través de la Casa de la Libertad para organizaciones privadas en el extranjero. Los beneficiarios de la NED, a través de la Casa de la Libertad, incluye a países como Sudáfrica, la ex Unión Soviética, Costa Rica, Paraguay, El Salvador, Honduras, Guatemala, Pakistán, Polonia, Hungría, etc. Por consiguiente, la Casa de la Libertad funciona como un embudo por donde pasan los fondos que concede la NED. Un ejemplo en Paraguay es Radio Ñandutí, que a través de la Casa de la Libertad ha recibido importantes sumas de dinero de la National Endowment for Democracy (NED).
Leonard Sussman, agente de la CIA y Director Ejecutivo de la Casa de la Libertad, realizó una visita a Paraguay a fines de 1987, siendo uno de sus principales favorecidos el sr. Aldo Zucolillo, quien a través de su diario ABC Color publicitó entusiastamente la candidatura de Fernando Lugo. El obispo por su parte acusó sumisión a las pautas editoriales del periódico en varios temas, como el de Itaipú y Yacyretá, utilizados por Zucolillo para atacar al MERCOSUR en beneficio de intereses norteamericanos.

También se cuentan entre empleados de Zucolillo exponentes como Julio Benegas, signatario de acuerdos con la AFL-CIO, reputado peón en los fraudes imperialistas.
El 21 de setiembre de 2005 fue firmado entre el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SITRAPREN) y el auspicio del Centro Americano para la Solidaridad Sindical Internacional de la AFL-CIO, un proyecto con miras a lograr el fortalecimiento sindical en ambos sindicatos. El proyecto se firmó en Asunción con la presencia del representante del Centro de Solidaridad, oficina para Sudamérica, Sr. Bryan Finnegan.
La AFL-CIO ha apoyado todas las grandes guerras imperialistas de los USA (Corea, Vietnam, Afganistán, Yugoslavia e Irak), así como todas las grandes intervenciones estadounidenses (Guatemala 1954, Chile 1973, Guayana 1955, Irán 1955, Panamá 1980, Granada 1983 y Venezuela en el 2002 –
También escribe en ABC color (de Zucolillo, insistimos) Ricardo Canese, quien apoya en sus columnas la política energética de George W. BUSH.
RADIO CARITAS. Recibió 40.000 dólares de la embajada para “sus programas de educación cívica, consistentes en entrevistas con tribuna libre”. LUIS AGÜERO WAGNER