viernes, marzo 07, 2008

Un triunfo para los pueblos de América Latina.

La sensatez se impuso y ¡Oh, sorpresa! Chávez fue el artífice de la paz. El mismo comandante que el domingo pidió a su ejercito mover diez batallones a la frontera y que mandó a retirar a todo el personal de la embajada en Bogotá hoy pide a los presidentes de Nicaragua y Ecuador que se abracen. Gracias a Dios parece que la parte mas difícil del conflicto ha quedado superada.

Dirán ahora que Chávez le tuvo miedo a la denuncia en el Tribunal de la Haya, que Uribe flaqueó, que Correa logró su objetivo, que Evo siguiendo instrucciones de Fidel no apoyó a Chávez, que Lula le tuvo miedo a estar en la cumbre y quien sabe cuantas cosas más, pero hay una realidad objetiva: las tensiones se disiparon y ahora comenzará una nueva etapa en las relaciones de los países de América Latina.

Ahora ya hay posiciones fijadas, quizá por primera vez en la historia de humanidad todo ocurrió en frente de las cámaras que transmitieron en vivo a sus pueblos lo que estaba ocurriendo. Los pueblos se encargarán de juzgar lo que pasó, pero debemos recordar que quienes manifestamos nuestro rechazo a la guerra, es decir, la gran mayoría, influimos en la posición asumida por los mandatarios. Estoy seguro de que si la idea de una guerra hubiese tenido un mínimo de respaldo popular la historia sería otra.

Esperamos que este incidente sirva para que de una vez por todas nos convenzamos de que somos una sola nación y que los gobernantes deben oir a sis pueblos a la hora de tomar las decisiones, Sabemos que los problemas no han terminado, que falta mucho agua por correr bajo nuestros puentes, pero creemos que ha sido una gran lección para nuestros gobernantes y esperamos que actúen en consecuencia.

1 comentario:

Victor Santero dijo...

Estimado amigo lo felicito por su blog, me ha maravillado y me siento orgulloso de sus trabajos como compatriota.
Lo invito a que pase a mi blog sobre Venezuela en http://realidadaldia.blogspot.com

Muchas gracias!